A Pep Bruno lo conozco porque sé que imparte talleres en el blog de Antarambana, que es el blog de la profesional de literatura infantil y juvenil Ana Garralón. Sabía que Pep Bruno era un autor de literatura para niños pero no sabía mucho más. Escarabajo en compañia está escrito por este autor e ilustrado por Rocío Martínez, editado en 2014 por Ekaré.

Llevo veinte años contando cuentos, ese es mi oficio, contar cuento a niños y niñas, jóvenes y público adulto. […] Este libro de cuentos es un homenaje a algunos de esos cuentos y autores que me acompañan desde hace años.

img_2074-1-1Este libro que guarda cinco relatos tiene influencias de Arnold Lobel en especial de uno de sus libros Saltamontes va de viaje, pero también de Eric Carle destacando el libro de El grillo silencioso, Leo Lionni con Frederick, Milne y su oso de peluche de poco seso, Jutta Bauer y su oveja Selma; y de los narradores orales. Todo esto ha inspirado al universo creado por Pep Bruno donde en este caso los personajes son un grillo, un escarabajo, un ciempiés y tres hormigas. Y nos lo explica en Nota del autor en el libro. No tengo el gusto de haber leído a todos los autores que ha querido homenajear Pep Bruno pero sí percibo la contemplación que hay en Winny de Puh en este libro, la amistad por la amistad en un lugar idílico. Es una vida muy animal: yo tengo dos gatas y su vida es jugar y hacer fechorías, estar en compañía familiar, darse paseos, comer, darse besitos en unas sábanas recién puestas, oler la calle cuando las ventanas están abiertas  y asomarse… Por otro lado, la poesía de Frederick también está aquí.

Al pie del árbol los esperaban Tres Hormigas y Grillo. Se sentaron todos juntos y charlaron un rato hasta que, poco a poco, las voces se fueron apagando y acabaron en silencio. Solo se oía el rumor de la hierba y el breve agitarse de las hojas de la vieja encina. Pasaban los minutos. En el cielo, unas pequeñas nubes iban lentas por el azul.

La placidez de la vida, los buenos momentos -que son los que uno disfruta sintiéndose libre y saboreando cada instante-, las buenas compañías, pero también este libro tiene que ver con todo lo bueno del pasado: las buenas compañías con las que pasamos en su momento un día maravilloso que acaba en una tranquila noche sintiéndonos completos. Y es verdad, suelen ser días donde no hay pretensiones, no hay obligaciones, sola hay deseos de vivir, y que solemos asociar a viajes que hemos hecho o a cuando éramos niños. El narrador nos los cuenta de tú a tú en una relación lineal con el lector e intentado ser un medio hacia los hechos y poco más para que así el lector pueda sentirse como un amigo más en la historia. El narrador típico de los cuentos clásicos. Los diálogos son abundantes y podemos ver cómo piensan cada uno de los personajes a través de las diferentes voces. El lector podrá implantar los estados de ánimo en cada uno de ellos teniendo en cuenta sus propias experiencias.

Las ilustraciones de Rocío Martínez son pequeñas y delicadas, detallistas y bastante nostálgicas, como si de un recuerdo se tratara. Como si de un momento bonito que la mente ha convertido en más bonito todavía, que ha idealizado. Los colores suaves encajan con la representación de un mundo pequeño lleno de flores, animales que también están por ahí haciendo sus tareas, detalles que observar. El tono es amable, alegre, simpático, divertido… Todo preparado para que el niño sienta que puede aburrirse que no tiene que tener un objetivo útil oficialmente en sus horas, que puede tener sus propios deseos, ánimos, pasatiempos y que no existe asunto que carezca de sentido. Se presenta un universo donde el niño podrá rememorar sus propios momentos felices o crearlos gracias a ver cómo los viven estos personajes, donde se fomenta el pensamiento lateral, la imaginación. El niño podrá asomarse a las relaciones de amistad y a cómo funcionan, podrá conocer lo que es el disfrute máximo y cuáles son los elementos que lo producen. Podemos conocer las intenciones de los personajes que no son otras que las de agradar a los amigos. Es un libro inocente pero la inocencia forma parte de la literatura y también es algo que se puede ofrecer al lector.

escarabajoencompan%cc%83ia

Doble página dentro del relato Escarabajo en compañía.

Estos son los relatos de los que consta el libro:

Escarabajo en compañía
Ciempiés y un zapato
Aburrimiento
La visita
La fiesta de despedida