Después de un par de meses desde el comienzo del máster, me adentro ahora en los secretos de la novela de Huckleberry Finn; una novela que creo que empecé a leer un trozo hace algún tiempo (porque si la hubiera leído entera la recordaría más) y que ayer mismo acabé después de volver a empezar a leerla hace una semana o más. Una aventura que me ha gustado y donde el tema de la vida salvaje y su relación con la felicidad, el cautiverio y la naturaleza libre (a lo largo del Misisipi), son dudas eternas de la condición humana. Quizás uno siempre es libre, como Jim que ya lo era cuando se le quiere liberar, pero la cuestión es sentirse libre; y todo puede acabar muy bien, como esta obra donde los conflictos se resuelven, que si esa vida salvaje, autónoma no la sentimos, no habrá felicidad para el protagonista.

Las aventuras de Huckleberry Finn se puede considerar como el comienzo de las novelas pesimistas de su autor Mark Twain (1835-1910), cuyo verdadero nombre fue Samuel Langhorne Clemens, un pesimismo que se convierte en melancolía para muchos al final de su lectura, y actualmente hablamos de una novela muy encajable en el público juvenil; una novela publicada a finales del siglo XIX que habla de la esclavitud y de su opuesto la libertad, de la superstición de la población esclava que creen en brujas, fantasmas, y cómo no de la amistad y del viaje a través del cual uno cambia. ¿Hay cambio en Huck, hay aprendizaje al final del libro, de su viaje? Parece ser que no todos los estudiosos del tema ven claro que aparezca ese bildungsroman en este libro. Pero, ¿qué es lo que debe aprender Huck? ¿A ser civilizado, madurar, no meterse en líos? ¿A plantar cara a aquellos precisamente que quieren retenerle? ¿A no hacer caso a amigos como Tom que no hacen más que meterle en líos sin ningún tipo de sentido? Porque el final del libro es una  tremenda locura donde Tom Sawyer se vuelve, al menos para mí, bastante odioso.



lagatadealmohada lagatadealmohadalagaatadealmohada


Algunos dudan sobre si la amistad de Jim, el negro esclavo con Huck es verdadera. Pero en mi opinión lo es y mucho. Esta novela es el viaje de ambos porque a lo largo de prácticamente toda ella ambos personajes están presentes en la historia y Huck parece necesitarle para sentir su razón de ser, atrapar su misión, sentirse más completo. Son personajes que se complementan y que son uno solo en cuanto al viaje común.

Huck no juzga nada, es un personaje gracias al cual se cuenta el libro que está narrado en primera persona pero que a veces parece un narrador externo, objetivo. Es un muchacho que mira y cuenta lo que ve pero que no critica, le parece que cada persona tiene sus motivos para ser cómo es. No tiene unos principios y a los que se alejen de ellos les parecerán criticables, carece de una moral clara sobre las cosas, se deja llevar y entiende los porqués de buenos, malos y regulares. Pero él es bueno. Es un buen chico que por otro lado sabe ver la bondad de personas respetables y de aquellos a los que se considera delincuentes. A lo largo de todo el libro mantendrá una lucha entre sus sentimientos hacia Jim y su conciencia que le dice que no puede estar ayudando a escapar a un negro, un delito por otro lado muy penado en aquella época.

Huck está definiéndose y no sabe bien quién es. Es una persona que no se siente con el ánimo para posicionarse ante la vida. Lo ve todo desde fuera, contempla la vida y no quiere ser protagonista de las historias de las personas. Él solo quiere vivir libre, es un ser solitario que no desea civilizarse. Huck es un personaje realista que no tiene que buscar las problemas para tenerlos; su padre es alcohólico y le maltrata y no quiere bajo ningún concepto que estudie, además de querer robarle el dinero. Es un personaje sin estructura familiar que quiere que le dejen en paz porque una viuda le adopta y él tampoco está feliz ahí porque no quiere rezar, llevar ropa limpia, ir a la escuela

Las aventuras de Huckleberry Finn tiene mucho de la novela picaresca española del siglo XVI fundamentalmente con la obra del Lazarillo de Tormes. Está narrada en primera persona al igual que esta última y en la voz también de un muchacho cuya vida es incierta, es un ser desarraigado. Tiene también una estructura itinerante, realismo y búsqueda de crítica a la sociedad del momento que en el caso de la obra de Marck Twain es racista, profundamente religiosa, inculta y supersticiosa.

También se dice que esta obra tiene bastante de Don Quijote y Sancho Panza donde este último sería Huck y el primero Tom Sawyer que es un personaje idealista, romántico al estilo también de Madame Bovary.