Narval es una editorial con una mirada original, convencida de la personalidad que la forjó y que poco a poco muchas personas hemos conocido. Eva Metola fue la que inició todo y en la segunda etapa que está viviendo la editorial desde 2013 con Mercedes Bouzo la madre de Eva, la línea editorial inicial se mezcla, si no se hacía antes, con el interés por los clásicos, la pintura de siglos pasados, la feria de Bolonia… El Narval es un animal maravilloso y desde la editorial desean “seguir descubriendo autores valiosos, editar textos diferentes, apuestas arriesgadas y necesarias para la sociedad de nuestro tiempo”.

lagatadealmohada

Calvino


  • ¿Cómo comenzó la andadura de Narval?

En el año 2010 mi hija, Eva Metola, me comentó con mucha ilusión que estaba preparando una editorial infantil. Un proyecto diferente con respecto a las otras editoriales que había en ese momento en el mercado. Se trataba de editar libros de calidad para niños (y, por supuesto, también para mayores). Libros sin moralejas, sin acotaciones por edad (los niños saben muy bien lo que quieren), sin intención pedagógica, libros en los que primara la calidad tanto en el texto como en la ilustración, libros comprometidos. Una editorial que diera cabida a buenos autores, a ser posible todos españoles. Desde el comienzo, Narval consideró autores tanto al responsable del texto como al de la ilustración. En igualdad de condiciones. La autoría es un factor clave y, como es evidente, un libro es distinto en función de quién lo haya ilustrado.

osanarval

Osa

Eva/Narval contó con el apoyo entusiasta de autores, libreros, impresores, distintos actores de la cadena del libro, etc., pues en ese momento se trataba de una apuesta arriesgada y novedosa.

Los primeros libros publicados fueron Mani Orejas de Luna (que reeditamos ahora), de Adolfo Serra y Lola Guerrera, La primera palabra de Mara, de Ángel Domingo y Miguel Tanco, y La princesa feliz, de Carlo Frabetti y Patricia Metola, el gran lanzamiento del momento. Más tarde llegaron Barba azul, de Samuel Alonso y Mónica Calvo, y Caperucita Roja, de Adolfo Serra. Y luego continuamos nuestro recorrido con la publicación de otros muchos títulos en álbum ilustrado y narrativa, pues desde el comienzo apostamos por estas dos líneas editoriales.


  • ¿Por qué el nombre de Narval, un animal tan bonito en nuestra opinión, o no tiene nada que ver con él?

Pues según lo que recuerdo, se barajaron muchos nombres y finalmente se decidió que Narval era un buen nombre. Tal vez por la singularidad de este unicornio que habita en las aguas gélidas que rodean el Ártico.


  • ¿Qué libros o películas u otras representaciones artísticas han sido vuestra inspiración a lo largo de la vida de Narval?

En la historia de Narval hay que distinguir dos etapas. A partir del 2013, inicio de la segunda etapa de la editorial, tomamos como referencias las ideas de Eva Metola y continuamos su línea editorial.

“En la historia de Narval hay que distinguir dos etapas”

Mi inspiración ha sido la Feria de Bolonia. He mantenido los criterios de calidad artística con la ayuda de los profesionales que me acompañan. En este sentido, Patricia Metola, directora artística de Narval, es parte fundamental. Irene Amador hace también un magnífico trabajo en la selección. Mi intuición me sirve de guía.

image

Un dragón llamado Zipo

Los clásicos han sido siempre importantes referencias literarias y artísticas. Nunca olvidaré Jim Botón y Lucas el Maquinista de Michael Ende, o Matilda de Roal Dahl, y también Mujercitas, de Louis May Alcott.
En la Feria de Bolonia descubrí un museo de arte y me enamoré de artistas grandiosos como Javier Zabala o Miguel Tanco. Me impresionaron mucho la mayor parte de los seleccionados.

Mi interés por la pintura me ha servido también de guía. Es curioso el caso de El Bosco, un pintor que me ha gustado siempre, que este año hemos tenido de plena actualidad en Madrid y que ha sido un referente para muchos ilustradores como se ha puesto de manifiesto en la exposición en Matadero Madrid, El políptico de los Iluminados. Un viaje ilustrado al legado de El Bosco. Siempre me ha interesado su forma de dibujar y el tratamiento que hace del espacio. También me han servido como fuente de inspiración los pintores impresionistas, el uso que hicieron del color… o la obra de pintores actuales como Manuel Bouzo.


  • ¿Adónde os gustaría llegar?

A la identificación de nuestro sello. A que los profesionales y el público en general quieran ver los libros que publicamos porque piensen que siempre hay algo interesante que descubrir, los compren o no. Nuestros libros se identifican como libros narvalianos. ¿Qué es esto? Libros diferentes, a veces difíciles y arriesgados, pero que gozan del reconocimiento de los buenos profesionales. Este reconocimiento ayuda a continuar porque a veces el mercado no nos premia en igual medida. Nos hemos distinguido desde el comienzo por la calidad de nuestros autores, consagrados y noveles, algunos de estos últimos ahora ya forman parte de la categoría consagrados. Queremos seguir descubriendo autores valiosos, editar textos diferentes, apuestas arriesgadas y necesarias para la sociedad de nuestro tiempo.


  • ¿Qué significa para vosotros la literatura infantil y juvenil?

Todo.

Un buen libro es un buen libro, sea para niños o para mayores. ¿Los libros de Narval son libros para mayores? ¿Son para niños? Pues nosotros decimos que son libros para niños que les gustan a los mayores o son libros para mayores que les gustan a los niños. De lo que sí estamos seguros es de que son libros magníficos y cuando los ofrecemos podemos decir con orgullo: «toma este es un buen libro». Leemos con atención todos los originales que nos llegan. Hacemos una selección rigurosa. Pedimos calidad e interés. Es un trabajo que apasiona.


  • De todos vuestros libros publicados, ¿podéis hablarnos de uno y por qué?

petsmaniaEs muy difícil porque en todos ponemos el corazón. Pero un libro que me parece que no ha tenido el reconocimiento que debiera (solo cuando lo enseñamos personalmente) es Tac, tac, tac, plof. Este álbum tiene unas maravillosas ilustraciones de Minia Regos a partir de las cuales Pepe Monteserín escribió un texto genial. Es un libro original, tierno, trata el problema de la contaminación marina de forma indirecta, contiene aventura en el sentido clásico del término, está protagonizado por una niña intrépida, audaz y curiosa. Y además existen razones afectivas importantes. Está dedicado a mis nietos, los hijos de Eva, protagonista de la historia. Tac, tac, tac, plof y Calvino (Carlo Frabetti y Patricia Metola) fueron dos libros dedicados a Eva y publicados tras su fallecimiento el 1 de octubre de 2012.