Hemos leído los libros El secreto de Enola y La partitura, los dos libros premiados con los premios Ala Delta y Alandar respectivamente. Tenemos que reconocer que nos ha gustado más La partitura, que La partitura nos ha gustado mucho, pero también es verdad que El secreto de Enola es un libro para más pequeños y quizás esté adaptado a un ritmo, a un lenguaje más entendible para niños y niñas. Ambos nos han gustado, en cualquier caso, y nos han parecido historias con muchos matices y lecturas, interesantes de ser contadas. Es que La partitura nos ha sorprendido mucho para bien.


librosedelvives0


Son dos libros que encierran de manera clara el tema del amor, y en ambos casos de un amor difícil, no siempre correspondido; se nos habla de la cara que no siempre se narra en depende qué público del amor, la de los no protagonistas quizás, pero que al final lo son porque se les da voz. La parte que más duele, la que no es tan bonita, y que no guarda finales felices, porque tampoco son finales, simplemente acaba una historia y empezará otra. Ambos libros tienen en común el centrarse en una historia de amor donde los acontecimientos ocurren como excusa para dar a conocer un amor que merece ser contado y que sin él, los acontecimientos no serían los mismos. En ambos casos las voces narrativas son jóvenes. Se nos habla de cómo desvelar secretos puede traer consecuencias nos siempre buenas, porque al hacerlo tú ya has elaborado una versión de los hechos que puede no ser la de aquellos que vivieron eso que tú pretendes saber.


librosedelvives2

La partitura está contada como si de una carta, una confesión a otra persona por parte de la protagonista se tratara; dirigiéndose a esa otra persona, la protagonista o coprotagonista, nos cuenta unos hechos que pasaron hace tiempo, una historia que ella guarda y que llega al presente donde hay un pregunta que contestar. Ella hace suyo algo que no lo es, pero en ese momento se convierte en poseedora de ello y hace su propia historia con su propia vida. Y vemos cómo ella se convierte en la voz de unos acontecimientos que nadie parece querer o poder recordar. Además, en el libro, dedicado al público adolescente, se habla de sexo y también se habla de un tema significativo para la sociedad que es importante para los adolescente; se desmitifica el amor adolescente que muchos tienen toda la vida, porque quizás eso no es amor, sino otra cosa, como obsesión. Y cómo la verdad no existe en sí misma, es la suma de versiones que nunca podrán sumarse de manera matemática para dar una verdad exacta.

Como tampoco queremos desvelar nada más diremos que El secreto de Enola cuenta la historia de un niño, Calcetines, que se encuentra algo sorprendente, que ese algo desencadenará la búsqueda de un secreto que se intentará descifrar; por otro lado, La partitura también encierra una historia misteriosa, contada en un tono mucho más duro y para adultos casi, una historia misteriosa que la protagonista, Marta, quiere cerrar, en este caso la chica es una joven que trabaja en un centro de ancianos donde conoce a Daniel.


librosedelvives1

Las ilustraciones que compartimos en las fotos son del libro El secreto de Enola; ilustraciones de David de las Heras. Por supuesto, falta decir que este último libro está escrito por Daniel Hernández Chambers y La partitura por Mónica Rodríguez.

Anuncios