Pensamos que la literatura infantil y juvenil no es un compartimento estanco, por ello, cuando encontramos un libro y lo leemos y nos parece bien perfecto para cualquier edad, pensamos que puede ser literatura infantil y juvenil, simplemente. Esto es lo que nos pasa con El viento en las hamacas. Un libro escrito por una bióloga e ilustrado impresionantemente por Amparo Duñaiturria. Todos los libros como este deberían venderse como churros más que cualquier otro libro del mundo porque son tremendamente necesarios para una sociedad que a veces se corrompe de contaminación y abulia, y no se acuerda de dónde nació y de lo que es, como es la nuestra.


image


El mirar de la collalba gris

Al contrario que otros pájaros que rehúyen

la mirada, la collalba gris mira a los ojos y

te vigila escondida entre las piedras.

Pon tus ojos en la collalba gris y verás que

ya te estaba mirando. Te mira y se va, no

se va hasta que no te mira, y cuando

emprende el vuelo ya no falta sólo un

pájaro, un gris, un canto, sino un algo del

mirar que se ha ido volando en los ojos de

la collalba para atravesar mares y mesetas

y océanos, hasta que tu mirada, que ya no

es tuya, se arropa entre otras piedras que

no verás jamás, antiguas como el mundo.


image

Las ilustraciones de este libro son de las cosas más bellas que hemos visto. Tienen una hermosura, una naturalidad, un realismo dulcificado que verdaderamente son todo todo lo que el texto necesita para ser ya completo. Es verdad que las ilustraciones naturalistas nos encantan, ya os hablaremos de más autores. El libro está escrito por Mónica Fernández-Aceytuno, esta bióloga que decíamos.


image


Luz creciente del invierno

Es en las tierras sin almendros florecidos

donde mejor se nota esta luz creciente del

invierno, luz que se respira, promesa,

madera de sueños.

Se ve en los botones de las ramas

abrochados, queriendo abrirse, y en el

cielo de la noche, más nítido.

Es en pleno invierno cuando hay que

plantarse ahí fuera y

preguntarse: ¿en qué yemas,

en qué vuelos, en qué mares,

en qué semillas, en qué

surcos de la tierra?, ¿dónde

te esconderás hoy?, luz del

día.


image


Son breves historias en forma de poema, narrativa poética, en torno a la naturaleza que nos han hecho saltar chispas y lágrimas, a la mayoría de ellas les acompaña su ilustración. Este libro ha sido Premio Nacional de Conservación de la Naturaleza 2003, un premio sumamente interesante del que hablaremos, y como dijimos en otro artículo lo hemos conseguido a través de la Feria del Libro de nuestro barrio. Todo un regalo. El libro está editado por Luca de Tena Ediciones. la edición está muy cuidada, con separador de tela, lomo también de tela, blanquito, clarito, precioso.


image

Partículas

Dentro de la casa, los rayos de luz están llenos

de unas partículas pequeñísimas que, con

cualquier gesto, mi sola respiración, o al levantar

el brazo, se mueven brillando como una luna,

con su cara iluminada y su cara oscura.

Estas partículas tienen una velocidad de caída

muy lenta, de uno a dos centímetros por segundo,

y son tan ligeras que sólo con la brisa de una

ventana abierta, o con las corrientes térmicas que

arranca el sol a la madera, pueden mantenerse en

el aire varias horas.

Flotan en estos rayos escamas irisadas de

mariposa, minúsculos insectos que no

vemos, semillas de orquídeas, esporas

perdidas de helechos.

Si por alguna causa, se acabara por aquí

la vida, cualquiera de estos rayos de luz

volvería a iniciarla.


image