La sentimos cercana. Es chilena, de Santiago, pero vive en Barcelona. Paloma Valdivia nos gusta, nos saca una sonrisa con delicados personajes con un punto de comedia y mucho de sensibilidad.

Paloma_Valdivia.jpg-716x480w

Paloma Valdivia se licenció en diseño a través de la Universidad Católica de Chile donde Valentina Cruz le ayudó a sacar su pasión por la ilustración, finalizando sus estudios ilustrando el libro Una aventura en la buhardilla y otros cuentos de Carolina Budge. Allí, en Chile, trabajó como ilustradora para el periódico El Mercurio, como guionista de la serie de dibujos animados Clarita de Bernardita Ojeda para la Televisión Nacional de Chile y como profesora de ilustración. Años después, cruzando el charco, estudió el posgrado en ilustración de la escuela EINA de Barcelona. Aquí, en Barcelona hizo numerosos trabajos para editoriales, marcas, museos y medios como la conocida revista Trezevents.

En Trezevents realizó varias portadas así como una serie de ilustraciones sobre los colores, que son realmente bonitas.

Actualmente dedica gran parte de su tiempo tanto a escribir como a ilustrar álbumes infantiles, que es por lo que nosotros la conocemos. Ha publicado libros para Kalandraka, Fondo de Cultura Económica, La Fragatina y Amanuta. Es en esta última editorial chilena para la que más ha trabajado.

Empezamos hablando del libro que le dio el premio BiB Plaqué de la XVIII Bienal de ilustración de Bratislava. Kiwala conoce el mar, publicado por la editorial Amanuta en 2001. Es el primer libro de la serie de libros sobre Kiwala, una curiosa llama, la llama Kiwala.

En Kiwala conoce el mar, Kiwala sale por primera vez de su pueblo y en su camino se dirige al mar, quiere conocerlo. En su aventura le acompañan el Condor, el Puma, la Serpiente y la Ballena.

Los colores en este libro van desde el ocre y tierra hasta los azules, siguiendo el recorrido de Kiwala con una técnica mixta donde Paloma Valdivia respetó muy bien la iconografía andina. Las autoras del texto en este caso son dos, Ana María Pavez y Constanza Recart.

A Paloma Valdivia nos la hemos topado muchas veces entre ojeadas a las estanterías. Es una ilustradora que destaca por su estilo de rojos triángulos por narices, estampados geométricos en blanco o negro muchas veces, lunas crecientes o menguantes como perfiles de sus personajes y caras blanquitas con sonrisas bien dibujadas. Lo que está claro es que el color rojo le encanta, así como los gatos y las vacas, los vestidos y los tirantes. Todo esto son visiones nuestras, aquello que nos hace llegar. Lo vemos así y el mundo que crea es muy simpático, cómico en muchas ocasiones.

Los de arriba y los de abajo está editado por Kalandraka. Es uno de nuestros libros favoritos de Paloma Valdavia. La idea que transmite como los colores y la sensación tan divertida que produce lo hacen estupendo para tenerlo por la estantería de casa.

Habla de las diferencias tan escasas que existen entre la gente que vive a uno y otro lado del mundo, en el norte y en el sur, en los países con un desarrollo económico más fuerte y aquellos que viven en la pobreza. Son diferencias pequeñas del ser humano, pero los de arriba creemos que los de abajo son muy diferentes, raros incluso, pero aquellos de allí abajo piensan igual. El que estemos en un sitio o en otro lo dice solo el cómo se sujete el libro, el cómo miremos la realidad.

En Es así hemos encontrado una pequeña joya. Un libro que nos habla de la muerte, pero también de la vida, de los que se van y de los que llegan. Como si fuera un paseo. Se entiende como algo natural, que sencillamente ocurre. Se van personas pero también llegan otras alegrías. Un modo curioso de ver y de explicar algo muy difícil. Paloma Valdivia no solo es la ilustradora del libro, sino también la escritora. Fondo de Cultura Económica fueron los que posibilitaron que se publicara esta preciosidad en 2010.

Este siguiente es un clásico, La Caperucita roja. La editorial Amanuta consiguió una Caperucita muy diferente a otras (cosa difícil). Y es que esta es una versión de la poetisa Gabriela Mistral. La idea de que Paloma ilustrara esta versión va más allá, ya que existe también como aplicación para Apple. Una idea genial que nos ha encantado y que os animamos a descargar si podéis, su nombre es Caperucita App. Así que por ello decimos que no es una Caperucita del montón, es bonita, se ilustra sobre las palabras de una gran escritora y además es una Caperucita muy moderna.

Además, este libro se ha llevado ya numerosos premios entre los que cabe destacar: la Mención de Honor en el Bologna Ragazzi Award en 2014, la selección en la lista de The White Ravens Awards de 2013 o los premios del Banco del libro de Venezuela como mención en las categorías de acierto editorial e imprescindibles en 2014.

Este es el vídeo que Paloma Valdivia hizo para dar visibilidad al proyecto de Caperucita App:

Este otro es un poemario lúdico ilustrado. Un ángel todavía, con poemas de Jorge Luján de la editorial Ríos de tinta, publicado en 2011. Las ilustraciones de Paloma Valdivia, delicadas y con fondos blancos en este caso, acompañan los humorísticos poemas de Luján dándole una nueva dimensión a los versos.

Saltando de nuevo a la prosa nos dejamos mecer con Duerme negrito de Fondo de cultura económica, escrito por la propia Paloma Valdivia. Duerme negrito es una nana o canción de cuna muy conocida y a la que las ilustraciones de las que os hablamos creemos que vienen como anillo al dedo. Tiernas, delicadas y llenas de evocadoras imágenes que nos hacen relajarnos y balancearnos en los sueños.

La imagen de una madre o padre contando a un niño o una niña su cuento favorito desde la cama es difícil de superar en ternura. Es también algo tan antiguo como nosotros. Nos encanta y no nos cansará ver ilustraciones que evoquen estos momentos. Y bueno, Paloma Valdivia sabe sacar el lado más gracioso de estos momentos.

Cada oveja con su pareja es para pequeños. Es un librito para jugar con ellos, bailar y cantar. Las crías de varios animales se ponen a bailar. La cabra con el cabrito, la gallina con el pollito ¡y hasta la gusana con el gusarapo!

Es amarillo de fondo, con colores azules y rojos y movimiento en los animales. Muy agradable para cualquier niño al que le gustará constantemente ver a los animales pasarlo bien, siempre con una pareja, que el baile así es más divertido.

La autora del texto es Estrella Ortiz y lo edita Amanuta.

Saliendo un poco de las ilustraciones de estos últimos libros nos trasladamos a la historia de Violeta Parra. Violeta es una niña del sur de Chile, “es delgada, tiene la piel como la tierra de Arauco y el pelo negro como el carbón de espino. Su voz, su voz es dulce como la mermelada de murtilla.” Violeta nace campesina y de mayor recorre el mundo con sus canciones, tejiendo, pintando y bordando.

El título del libro es La niña Violeta. Decimos que las ilustraciones son diferentes, quizá porque son de unos años atrás, quizá porque están realizadas con otra técnica, hay líneas finas, detalles en las figuras y en este libro concretamente se respira una mayor sensibilidad, muy acorde a la historia de Violeta.

Es este un fabuloso libro que nos encantaría poder tener por nuestra estantería. Parece delicado, muy cuidado y con un relato precioso en su interior. Posee la Mención de Honor del Premio a la Edición 2008 de la Cámara Chilena del Libro. Hay que agradecer desde luego los magníficos textos de Francisco Jiménez que se llevan de la mano a la perfección con las ilustraciones de Paloma Valdivia y a la editorial Amanuta que lo llevó a su creación.

En 2010 Beatriz Giménez de Ory ganó el Premio de Poesía para Niños Ciudad de Orihuela por su libro Los versos del libro tonto. Se encuentra dentro del sello Factoría K de libros de Kalandraka. Este premio sin duda nos ha permitido disfrutar de libros verdaderamente maravillosos, siempre estamos atentos a las sorpresas que nos trae. En 2010 Paloma Valdivia ilustró las palabras de Beatriz Giménez e hizo de este libro si cabe algo más bonito. Al igual que con los poemas de Jorge Luján estas ilustraciones nos observan. Leemos los versos seguidos por los personajes pacientes de la hoja contigua. ¿Qué más pedir?

…Soy libre, digo… Libra, digo… ¡libro!
Soy un libro, sí, sí.
Pero llevo cerrado tanto tiempo…
que así me he vuelto tanto,
me he vuelto tinta,
me he vuelto… ¡tonto!

Paloma es especialista en realizar ilustraciones con gran cantidad de información, casi podrían parecer infografías pero nunca pierden la capacidad de atraparnos entre sus formas. Con esta habilidad que ya vimos en los artículos de Trezevents realizó el libro de Juegos tradicionalesCreemos que libros como este faltan por las librerías, nosotros los echamos de menos. Un libro que te enseñe aquellos juegos; sencillos, universales, los más jugados, que generaciones hayan crecido entre las risas que provocaban es algo mágico.

Juegos tradicionales, publicado por Amanuta, tiene carácter de libro guía para el juego propiamente dicho. María Angélica Ovalle, la escritora, nos presenta curiosidades de cada juego y las canciones más cantadas mientras se practican. Ni que decir tiene que las ilustraciones de Paloma hacen del libro una joya, no solo para recordar estos juegos, sino para quererlos como algo nuestro, de nuestra infancia, un trozo de nosotros.

Paloma Valdivia siempre ha mostrado su interés y capacidad para apoyar la profesión del ilustrador, preocupándose de aspectos como los derechos profesionales, no solo porque ella fuera ilustradora, sino porque se ha unido a grupos que buscaban darle el valor merecido. Ha pertenecido a la importante Asociación Profesional de Ilustradores de Cataluña (APIC) desde que se dejó caer por Barcelona. Dentro del colectivo chileno Siete Rayas formado en el año 2000, junto a Carmen Cardemil, Loreto Corvalan, Raquel Echenique, Alberto Montt, Francisco Javier Olea, Bernardita Ojeda y Alex Pelayo buscó sentirse apoyada por otros ilustradores como ella, compartir dudas y crear un punto de apoyo al resto de ilustradores chilenos que no supieran a quien recurrir para llevar a cabo su labor profesional. Como ellos dicen, su propuesta es “hacer de la ilustración una forma de arte con compromiso cultural e identidad nacional”.

Junto a Francisco Javier Olea, uno de los fundadores del colectivo Siete Rayas, participó en el blog Capítulo treinta y tres creando personajes curiosos que junto a un texto se fueron amontonando hasta que posteriormente quedaron impresos en forma de libro, Capítulo treinta y tres, donde se recopilaban todos estos.

De vuelta con otra publicación de álbum ilustrado, esta vez editado por OQO, La máscara del león de la escritora Margarita del Mazo es un cuento que muestra la importancia del ser uno mismo. Un máscara siempre oculta nuestro rostro, nuestra expresividad, evita mostrarnos tal y como somos. Podemos querer hacernos de una manera concreta pero perderemos nuestra esencia y viviremos de cara a la construcción de un personaje.

La máscara del león apenas sale del rojo, azul y amarillo y ni falta que hace, ya que basta con estos colores para representar lo que Margarita del Mazo escribe. Un reto de tres colores que Paloma Valdivia resuelve estupendamente.

Es un libro que destaca en la estantería. Siempre que ha estado ahí lo hemos encontrado. Debe ser por todo lo que inspira, la magia africana de la sabana, de historias de grandes animales, de la noche azul y la luna vigilante.

Ya os hemos mencionado lo bien que encaja la animación con la ilustración de Paloma Valdivia. Realmente se maneja muy bien en el medio de lo digital. Muestra de ello es este vídeo musical, uno de los seis capítulos del proyecto Kocorocó de Bernardita Ojeda y su productora Pájaro, donde en cada uno se da vida a una cueca chilena distinta. En este caso, la cueca de La Bicicleta. Como dice la propia Paloma Valdivia: “cuecas animadas para todos”.

Nos encantan sus ilustraciones (no nos cansamos de decirlo), pero cuando vemos sus ilustraciones animadas nos encandilan. En el book trailer del libro Sin palabras podéis comprobar lo que decimos.

El libro Sin palabras surge de los cambios, emociones y situaciones diversas que vivió la propia Paloma durante su embarazo. Decidió plasmar estas sensaciones en un libro lleno de humor donde el tema central es el embarazo propiamente dicho. Un curiosa joya que la editorial chilena Hueders publicó  en 2014.

Os dejamos aquí unos cuantos libros que forman parte de la bibliografía de Paloma Valdivia:

– Kiwala conoce el mar, con texto de Ana María Pavez y Constanza Recart. Amanuta. Chile, 2001.

– Kiwala se va a la selva, con texto de Ana María Pavez y Constanza Recart. Amanuta. Chile, 2002.

– Kiwala y la luna, con texto de Ana María Pavez y Constanza Recart. Amanuta. Chile, 2003.

– Kiwala, la llama de cobre, con texto de Ana María Pavez y Constanza Recart. Amanuta. Chile, 2003.

– Artemio y el Caleuche, con texto de María de los Ángeles Pavez. Amanuta. Chile, 2003.

– El cóndor y la pastora, con texto de Marcela Recabarren. Amanuta. Chile, 2004.

– El Calafate, con texto de Ana María Pavez y Constanza Recart. Amanuta. Chile, 2005.

– Popol Vuh, con texto de Ana María Pavez. Amanuta. Chile, 2007.

– La niña Violeta, con texto de Francisco Jiménez. Amanuta. Chile, 2007.

– La máscara del león, con texto de Margarita del Mazo. OQO. España, 2009.

– Es así . Fondo de Cultura Económica. Mexico, 2010.

– Los versos del libro tonto, con texto de Beatriz Giménez de Ory. Kalandraka, Faktoría K de libros. España, 2010.

– Juegos Tradicionales, con texto de María Angélica Ovalle. Amanuta. Chile, 2011.

– El mago de los fogones, con texto de Joan de Déu Prats. Hipòtesi. España, 2011.

– Caperucita roja, con texto de Gabriela Mistral. Amanuta. Chile, 2012.

– Duerme negrito. Fondo de Cultura Económica. Mexico, 2012.

– Estaba la rana, con texto de Paloma Valdivia e ilustraciones de Carles Ballesteros. Amanuta. Chile, 2013.

– De paseo, con texto de Estrella Ortiz. Amanuta. Chile, 2014.(También editado en La Fragatina).

– Cada oveja con su pareja, con texto de Estrella Ortiz. Amanuta. Chile, 2014.(También editado en La Fragatina).

– Sin palabras. Hueders. Chile, 2014.

– Colores, con texto de Estrella Ortiz. Amanuta. Chile, 2015.

– Todo en su lugar, con texto de Estrella Ortiz. Amanuta. Chile, 2015.

Y, ¿qué será lo próximo que sacará Paloma?, ¿en qué anda trabajando? Pues nos hemos enterado de que se trata de un libro sobre la relación con su hijo de cinco años y se llamará Nosotros. Lo esperamos con ganas.

Podéis seguirla desde su blog y redes sociales:

Blog: http://palomavaldivia.blogspot.com.es/

Facebook: https://www.facebook.com/palomavaldiviailustradora/?ref=ts&fref=ts

Twitter: https://twitter.com/palomavaldivia