La gata de almohada es una revista sobre literatura infantil y juvenil llevada a cabo por una periodista y un biólogo. Básicamente nosotros deseamos ser una revista para todos aquellos amantes de la buena literatura. No nacemos de un ámbito educativo, no somos profesores de primaria, sino que nacemos de una fusión de: letras, ilustración, naturaleza, nuestra época, y personas, todas, que puedan consumir LIJ.

Somos amantes del campo, del consumo responsable (comida pero también ropa y otros objetos susceptibles de ser comprados…); nos sentimos exactamente iguales a los demás animales y nos gusta la literatura y el ambiente cultural de Madrid como personas jóvenes que somos entusiastas de barrios como Malasaña o Lavapiés y del nuestro, el Barrio del Pilar. La verdad, buscamos hacer una respetuosa revista que guste a la gente, a la gente joven, a todos aquellos que así se sienten: jóvenes y creativos; personas activas amantes del dibujo, editoriales, poesía, buenos planes… Lo que deseamos es que La gata de almohada sea parte de un estilo de vida, que la literatura sea parte de ese estilo de vida y no que los momentos sean fragmentados, que haya que volver a la realidad, que la misma realidad sea la que contamos, que tomar un café tenga que ver con la LIJ. Que los buenos libros no sean agujeros en el tiempo.


image

Ilustración de Chiara Carrer.

Nuestra revista tiene muy poquito tiempo pero desde entonces no hemos parado: hemos hecho un montón de reseñas de historias aparecidas necesariamente, conocido editoriales, realizado entrevistas, trabajado lo mejor posible en redes sociales, aprendido mucho más que dado, buscando siempre que haya personas que puedan estar interesadas en lo que contamos, dar a conocer a veces algo secreto, a un ilustrador menos conocido, un libro fascinante tan cuidado y germinante. Creemos que la labor de periodistas especializados en esta literatura es muy importante con el fin de fomentar la investigación y que la LIJ no se vea solo como una herramienta dentro del ámbito educativo infantil sino como un modo de escribir, de ilustrar, de estar, de hacer cosas, de pensar, de salir de la escuela, de ir a por el pan, de participar en las modas, esparcimientos de la gente. Esta literatura es simplemente, para nosotros, una forma de estar ante el día a día, una forma de ver las cosas y de contarlas.

La LIJ se puede enfocar de muchas maneras, pero esta es nuestra opinión y nuestro modo de verla. Defendemos una LIJ rica en contenidos y pensada para gustar también a la gente joven. Porque quienes compran LIJ no son los niños y creemos que uno debería consumirla con ilusión propia no solo a través de lo que siente por empatizar con el niño o la niña al que le compra o le facilita el libro.


image.jpeg

Ilustración de Julie Morstad.


La literatura infantil y juvenil para nosotros es toda aquella que puede ser contada a niños y niñas. Creemos que la LIJ no solo es una obligación escolar, bibliotecaria, una sección de librería, sino que esta, así como escuelas, librerías y bibliotecas viven un presente al que deben entrar, no permanecer en un rincón maternal, profundamente didáctico solamente sino formar parte de las modas artísticas en primera línea. La mayoría lo hacen, nosotros ahí solo podemos lanzar buenas palabras a partes tan importantes para la LIJ. Y solo deseamos ayudar como revista.

Ni que decir tiene que admiramos enormemente a tantos escritores, escritoras e ilustradores e ilustradoras como los que citamos en este editorial que hacen mundos y que consiguen alegrar la vida, llenarla de color porque tienen esa mirada especial, humana, detallista, delicada, llena de valores, de trabajo bien hecho… Ellos son los más importantes junto a otros agentes del libro como editoriales, librerías, bibliotecas capaces de sembrar valores para que otros profesionales sepan también coger el relevo en sus respectivas profesiones y decirles a más gente lo bien que están creciendo esos robles solitarios.


image

Ilustración de Simon Prades.

Anuncios