Elena Odriozola ha realizado el cartel para la Quincena Musical este año de San Sebastián que se celebrará en agosto, el Festival de música clásica más antiguo de España. Se trata de la 77 edición de la misma. Elena Odriozola nos cuenta en el vídeo que adjuntamos, precioso por cierto, parte del proceso de creación del mismo. Nos parece que es un cartel sencillo, donde aparece todo lo que la autora quería contar con los mínimos elementos posibles. “Contar mucho con poco”.


Quincena musical San Sebastian 2016

Le damos la enhorabuena por este logro y por el resultado, que nos encanta. En pasadas ocasiones otros artistas de otras disciplinas como Eduardo Chillida, Vicente Ameztoy, Iván Zulueta, Mikel Urmeneta, Ricardo Ugarte, Esther Ferrer, Koldobika Jauregi o Jesús María Lazkano fueron los cargados de llevar a cabo este cartel.

El cartel es una composición con 19 ratoncitos formando una orquesta barroca donde la mayoría de los instrumentos son inventados. Una lámpara donde se cuenta toda la información sobre el evento y donde se cuelga un pájaro naranja del que se percatan algunos de los músicos roedores dando una imagen no del todo de orden. Odriozola utiliza pocos colores; en los ratones solamente dos, el gris y el negro.


Ese mensaje divertido de una ilustradadora que principalmente ha trabajado para público infantil y juvenil crea como resultado un cartel más inocente donde parece que la música clásica también puede ser un plan más, entretenida y accesible para toda la ciudad y para los visitantes que lleguen. Bajo la seriedad de una majestuosa lámpara unos cuantos ratones que parecen simpáticos y poco protocolarios, se mueven con cierta espontaneidad mientras un pajarito pequeño les mira. Transformando a las personas en ratones a la vez lo que hace es dotarles de mayor humanidad, mayor calidez.

Elena Odriozola nació en Donostia en 1997; puedes ampliar la información sobre Elena Odriozola en nuestra revista, en nuestro conociendo.


image

Cuando la Quincena me propuso crear el cartel para esta nueva edición, decidí emplear un tono infantil. Me podía haber decantado por algo totalmente diferente pero, finalmente aposté por una orquesta de ratones, ya que hace un tiempo, imaginando y concibiendo un montón de ratones para un libro que ilustré, “La Cenicienta”, me lo pasé francamente bien.


image

En esta fotografía vemos cómo está elaborando uno de los ratoncitos de la orquesta. Es esta una artista que nos parece que busca crecer, hacer cosas diferentes siempre con la coherencia de ser ella misma quien lo hace. Nos gusta que no siempre sea reconocible. Hay artistas que siempre hacen lo mismo y nos parece que eso demuestra comodidad.

 

Nos gusta que Elena hasta en un motivo tan humano como una muestra de música clásica, haga a los animales tam protagonistas. Y animales que a veces nos pueden parecer tan poco lustrosos y diminutos puedan alcanzar a protagonizar un concierto con interpretaciones de Mozart y de otros clásicos nos parece que quiere decir que la música clásica puede ser también de todos y de todas, del pueblo mismo, aunque siempre esté presente la solemnidad.