Traído fresco, aunque también viejo, de la biblioteca del barrio, este libro nos ha hecho viajar por muchas sensaciones cercanas a nuestra vida. Es La batalla de los árboles, del escritor peruano Carlos Villanes Cairo. Libro publicado allá por 1996 por SM, perteneciente a la conocidísima colección El barco de vapor.

El título y su portada nos sorprendieron al descubrirlo recorriendo con el dedo curioso la estantería. Junto a él  también nos hicimos acopio de El canto de las ballenas, del mismo autor. Nos quedamos sin duda con el relato al que queremos dar protagonismo hoy, La batalla de los árboles.


Los árboles se queman en un pueblito de Asturias mientras en Madrid las obras que pretenden mejorar la ciudad no van acordes a lo que los niños y mayores desean. Desde los robledales más densos del norte de España hasta el plátano de sombra de cada ciudad corren el peligro de desaparecer. En la urbe un viejo árbol agita sus ramas asfixiado viendo cómo llega la maquinaria que lo echará abajo. Pero Daniel y el abuelo Joaquín se oponen. Ver cómo su calle pierde sus árboles por causa de las obras de construcción de un nuevo parking es algo por lo que echarse a la calle y defender su barrio. Defender el derecho a pasear con Duque (el perro de Daniel) o sencillamente patear hojas llegado el otoño y, por supuesto, para el abuelo Joaquín protegerse del sol en el duro verano madrileño.

Desde Asturias llega la tía de Daniel y su prima Paloma, se quedan en casa un tiempo. Su casa se ha quemado junto al precioso bosque que crecía a los pies de su pueblo. Toda una vida de recuerdos desaparecida.

Este libro es sencillo, pero guarda mucha relación con lo que vivimos día a día, con lo cotidiano de las relaciones del vecindario, incluso lo cotidiano de los problemas de la ciudad a los que nos hemos acostumbrado.

Siendo un libro publicado en 1996 y estar leyéndolo en 2016, cuando hace un mes veíamos cómo un gran incendio arrasaba Asturias, el aire de la ciudad en la que vivimos es cada vez peor y hace dos meses sufríamos los peores niveles de contaminación en mucho tiempo, y el lobo sigue siendo perseguido como comenta la pequeña Paloma en el libro, nos hace pensar mucho en las vueltas de la vida y en que el que siempre se lleva los golpes desde hace años es el mismo, el medioambiente.

 

Anuncios