Pedro Villar Sánchez, en adelante Pedro Villar, al cual pudimos descubrir cuando leímos El pastor de nubes, tiene tras de sí numerosas iniciativas en torno a la literatura como la dirección de la revista de poesía Aljibe a principios de los ochenta, donde compartió algunos de sus primeros versos; ha publicado varios libros como Los animales de la lluvia (editorial Diálogo), por el que recibió el Premio al Libro Mejor ilustrado en  2008 por la Generalitat Valenciana o el evocador Cuéntame (Fineo infantil), ilustrado por María Werniche, entre otras obras de las que hablaremos. Es un escritor nacido en Almansa, uno de los municipios más importantes de Albacete, manchego, aunque cerquita del mar; fundamentalmente ha escrito en verso: dice sentirse más cómodo escribiendo poesía que prosa.

image
  • R. Posiblemente me encuentre más cómodo escribiendo poesía porque habla de nuestras emociones, de lo que nos pasa o nos gustaría que nos sucediese, los deseos, los sueños. La poesía es el instante, lo que se nos escapa de las manos sin apenas tocarlo, al contrario que los cuentos que se desarrollan en la temporalidad. Leer o escribir poesía supone, como dice Ana Pelegrín, descubrir una mirada sensible de la realidad, ese es el punto de vista que me interesa. Para mí, escribir poesía es regresar al origen, al estado de la inocencia desde el que explicarnos el mundo. La infancia tiene esa magia indefinible, un estado no contaminado de prejuicios, lleno de ritmos, melodías, sentimientos y emociones. Hay una cita de Georges Jean que me gusta especialmente: Mediante el lenguaje poético es posible instalar el sueño en el corazón de la realidad, pero también mantener la realidad en el corazón del sueño.

Agradecemos su predisposición; Pedro Villar con sus respuestas ha hecho solito la entrevista que nosotros compartimos. No queremos resumir la misma, cortarla para extraer lo más importante, queremos compartir enteramente lo que nos ha contado. Y como aquí en internet no tenemos los problemas de espacio que pueden presentarse en el papel…

Hemos sabido que Cernuda es uno de sus poetas favoritos, que está trabajando actualmente con la editorial Libre Albedrío (entre otros proyectos). Que el recuerdo de la infancia le acompaña, así como inevitablemente los juegos del niño; que el universo de la narración oral le inspira (la literatura popular de origen medieval, los romances, la artesanía del contar…), lo entrañable le gusta, y que junto a la búsqueda de la calidad literaria y otras muchas sensibilidades como el amor por la naturaleza, nos ha facilitado que podamos conocer al escritor un poco mejor que como lectores ya intuíamos.

P. ¿Quiénes son tus referentes?

  • R. En poesía, y por encima de todo, La realidad o el deseo de Luis Cernuda, uno de mis poetas favoritos, su forma de decir me parece arrebatadora, una de las cumbres de la poesía española. Otras influencias notables han sido las de Miguel Hernández, Antonio Machado o García Lorca; como aprendizaje, los octasílabos del Romancero o los endecasílabos de Garcilaso. En novela, El Quijote siempre me enseñó las asombrosa capacidad de fabulación del ser humano, la ironía, el sentido del humor, la sabiduría popular del refranero. De Eduardo Galeano me emociona El libro de los abrazos por su capacidad para el asombro y la poesía, vuelvo a él cuando necesito sentir el soplo cálido de las palabras, me reconcilia con la vida. De Borges, su manera especial de acercarse al misterio y a la esencia de las cosas y de Luis Landero su forma entrañable de contar.

P. ¿Cómo crees que debería ser la literatura infantil y juvenil?

  • R. Para mí la literatura infantil y juvenil ha de ser siempre un espacio de libertad donde los sueños y las fantasías son todavía posibles. Pienso que en general goza de buena salud, pero me gustaría que todo lo que se publicara fuera auténtica literatura, que la calidad estuviese por encima siempre, incluso por encima de criterios comerciales. No todo vale, tenemos que ser muy cuidadosos con lo que se publica, y más si cabe cuando los receptores son los niños y niñas como lectores en formación. Creo sinceramente que hay muchos libros en el mercado que son totalmente prescindibles. Por otra parte, a veces las grandes editoriales mediatizan la literatura y la asfixian, encargando a los escritores/as libros sobre temas de actualidad y valores para intentar colocarlos rápidamente en las escuelas e institutos y donde la calidad queda en un segundo plano.

La tendencia del mercado me resulta muy curiosa porque en ocasiones observo que los libros se venden antes por valores o temas de actualidad que tratan, sin calibrar su calidad literaria. 

Esta última reflexión nos parece muy importante, ya que en ocasiones al ver que un libro defiende, por ejemplo, el valor del respeto a la naturaleza, damos por hecho que la calidad se asocia al tema (buen tema, buena calidad literaria) y, quizás, claro, se vende una parte por el todo. ¿O quizás los buenos temas impliquen buena literatura?

P. De todos tus libros, ¿nos podrías hablar de uno y decirnos por qué?

  • R. Resulta siempre difícil elegir un libro. Voy a hablaros de Miguel Hernández en 48 estampas (Amigos de papel). Es un homenaje al poeta universal de Orihuela. Está estructurado en 48 estampas o ilustraciones al estilo de los romances de ciego que iban acompañadas por estrofas de métrica popular. Lo planteé como un primer acercamiento para niños y otros seres sensibles a la figura de un poeta entregado a la vida y a la poesía. Quise transmitir también la necesidad de ver a Miguel Hernández como una de las grandes figuras de nuestra lírica, desvinculado de banderas y enfrentamientos que poco han ayudado a la difusión de sus versos. Percibir por encima de todo al poeta que nos enseña la humanidad de las palabras, el poder de la voluntad y el convencimiento de que siempre los sueños se pueden alcanzar. Fue mi humilde homenaje en el año del centenario de su nacimiento, una invitación en verso a conocer su vida y su obra. Las 48 ilustraciones del libro son de Pedro Villarejo que ha realizado un trabajo extraordinario.
miguel hernandez en 48 estampas

P. Nos gusta mucho tu libro Tres veces tres la mar,  ilustrado por Leonor Pérez, y eso que no hemos podido tenerlo en las manos. ¿Se puede obtener ya en España? Ediciones El Naranjo tiene libros maravillosos (es verdad que como sensación al verlos ya que no los hemos tocado) que al parecer aquí no se pueden comprar…

  • R. Muchas gracias. Resulta complicado conseguirlo en España porque la editorial está ubicada en Méjico, y tiene que delegar en alguna empresa del sector que realice la distribución comercial y para eso se necesita un número elevado de ejemplares y de títulos. Ediciones El Naranjo es una pequeña editorial independiente, grande en producciones de calidad pero modesta en tirada. También influye que el precio se eleva por encima de lo habitual debido al transporte en avión y lo encarece. La distribución del libro en España así como otros libros de El Naranjo ha sido testimonial, apenas se han visto en librerías especializadas. Resultaría más efectivo para su distribución que alguna editorial española adquiriese los derechos y se pudiese imprimir y conseguir aquí, lo cual he estado intentado pero sin lograrlo hasta el momento.
Tresvecestreslamar

Esta última noticia también nos resulta interesante, ya que nos parece sorprendente que libros de la calidad de esta editorial ubicada en Latinoamérica no puedan dar el salto a España. Ojalá se consiga pronto.

P. Otro libro que nos encanta es El pastor de nubes. Qué función crees que aportan las ilustraciones, como las de Miguel Ángel Díez de este libro a tus palabras.

  • R. El álbum ilustrado nos aporta además de la lectura del texto, la lectura de la imagen desde la que el ilustrador crea un mundo paralelo y tangencial, una segunda piel, donde la simbiosis entre texto e imagen ha de ser equilibrada manteniendo la tensión justa, donde se redimensionan las palabras con las imágenes y las imágenes con las palabras, es entonces cuando se hace necesaria una labor de equipo que exige el contacto estrecho de ambos lenguajes. Miguel Ángel Díez es un gran ilustrador y buen amigo, así que tuve la fortuna de ir viendo cómo nacían las imágenes, además de comunicarnos con frecuencia y expresar cómo visualizaba yo algunos personajes mientras Miguel Ángel ha ido enriqueciendo la historia y poblándola de elementos que no estaban en el texto. Ese contacto mutuo en las dos direcciones ha sido muy enriquecedor para nosotros y por supuesto para el libro que ha ganado en magia y fantasía.
El pastor de nubes

P. Cuáles son tus paisajes, tus sensaciones preferidas para escribir para niños y niñas.

  • R. Mi pasión por la poesía se debe al impulso de regresar al lugar donde fui niño y recuperar los juegos, los cantos y las palabras escritas en la arena.

Cuando escribo para niños y otros seres sensibles y curiosos, los paisajes son los de la inocencia de la infancia, ese territorio sagrado del recuerdo que me acompaña siempre.

Rumores en el agua,

infancia, infancia,

cerré los ojos,

busqué la voz,

hundí mis manos

de sal y playa,

y entre las olas

nacieron las palabras.

Fragmento del libro Tres veces tres la mar.

 

P. ¿Tienes ahora entre manos algún libro?

  • R. En proceso de escritura tengo un libro de poemas para los más pequeños y un libro de aventuras en prosa con mucho sentido del humor sobre nuestros mitos más cercanos. Pendiente de publicación tengo tres. En abril sale a la venta Doña Nube y Don Nubarrón (Colección El Tren Dorado, Enlace Editorial, Colombia), un cuento rimado con las ilustraciones de Jorge Ávila y que será distribuido en Perú, Colombia, Ecuador y Argentina. En proceso de ilustración están Los sueños de Gaudí (Diálogo infantil), álbum con textos escritos en prosa poética con las ilustraciones de Gemma Capdevila que acerca la figura del genial arquitecto y su obra a niños y adultos. Y por último estamos trabajando con una editorial española Libre Albedrío en un proyecto de versión libre de una canción popular con las ilustraciones de Tesa González.

P. Nos parece que eres una persona activa en el ciberespacio: ¿qué aportan en tu opinión las redes sociales como Twitter, Facebook o los blogs a los escritores…?

  • R. Las redes sociales, los blogs han revolucionado la comunicación y la han democratizado, multiplicando el intercambio de conocimientos, información y experiencias. Sobre todo las redes sociales han aportado visibilidad a la Literatura Infantil y Juvenil y la posibilidad de publicar y exponer aquello que se escribe, bien sean reseñas, informaciones o textos creativos. También facilita los encuentros, se han borrado fronteras poniendo en comunicación a personas de diversos países, supone un gran logro que sin salir de casa se pueda conocer y entrar en contacto directo con editores, escritores y lectores que posiblemente sin las redes sociales no se hubiese producido nunca dicho encuentro.
cuentame

P. ¿Cuál fue el primer libro que publicaste? ¿Ves cambios estilísticos, temáticos con lo que escribes ahora?

  • El bosque de mi abecedario (Diálogo Infantil, 2003), con las ilustraciones de Miguel Calatayud, fue mi primer libro publicado para niños y otros seres sensibles y curiosos, un homenaje en verso a nuestra rica tradición oral: a los refranes, retahílas, adivinanzas, juegos y canciones populares que me acompañaron durante mi infancia. No veo cambios notables en temas y estilo, me sigue atrayendo el mundo de la naturaleza, de hecho hago referencias al mundo natural en Los animales de la lluvia (Diálogo infantil), El pastor de nubes (Kalandraka) y en Tres veces tres la mar (Ediciones El Naranjo, Méjico).

P. ¿Cómo ves el panorama actual de escritores de LIJ en España?

  • El panorama es alentador, creo que contamos con muy buenos escritores y escritoras. Vivimos una época esperanzada a pesar de la crisis económica y a pesar de que no se publica demasiada poesía, la calidad en líneas generales es alta. En estos tiempos tan alejados de la lírica y de la sensibilidad cada verso, cada libro es un milagro que se levanta de la escritura y se hace voz.

Ahora tenemos ganas de hacerle más preguntas. Para una próxima ocasión.

pedro escuela

Pedro Villar de niño en la escuela.

 

Anuncios