Es la segunda vez que leo esta historia cortita sobre un hombre francés que compra huevos de gusanos de seda (es mucho más que esto, claro). Y con una segunda lectura me ha parecido descubrir nuevos rincones… Hablamos del libro de Seda de la editorial Edelvives, dentro del sello Contempla. Es verdad que este libro, al igual que cuando hablamos de Amantes no es literatura infantil, quizás ya podría ser juvenil, pero pongámosle que a partir de 15 años de forma aproximada, ya podrían leer esta historia (más bien es literatura adolescente-adulta).

sedarebecca2

Seda es una historia triste plagada de melancolía e incluso desdicha que presenta a un Hervé Joncour, distraído, sin demasiada ilusión por nada, que se deja llevar por la decisión de otros y que encuentra un amor desconcertante en un país remoto que le hace sentir más allá de sus propias capacidades. La verdad es que es una historia sobre la infidelidad, la muerte, la despedida, la riqueza, los espacios vacíos… Y que por momentos aparece un personaje que se deja llevar por casi todo lo que le mira y que no parece sentir de forma activa.sedarebecca3

Era, por lo demás, uno de esos hombres que prefieren asistir a su propia vida y consideran improcedente cualquier aspiración a vivirla. Habrán observado que son personas que contemplan su destino de la misma forma en que la mayoría acostumbra contemplar un día de lluvia.

Es una historia de sexo y de censura. Es un choque de culturas como si de dos planetas se tratara, Japón y Francia, donde al final de la búsqueda no aparece más que la mujer primera que el protagonista dejó en el pueblo… Encuentros y desencuentros. En Seda aparecen los pájaros como elementos que simbolizan la libertad, el retorno, aunque eso sí, un retorno a una jaula. Otro personaje muy interesante de la historia es Baldabiou, un señor que es el causante de que nuestro protagonista se dedique a la venta de seda (él iba para otra profesión) y que sin duda es el personaje más carismático, peculiar, moralizante, y consciente de la historia. Él vive en el mismo pueblo donde vive Hervé y su mujer, Hélène, en el pueblo de Lavilledieu, un pueblo francés tranquilo, donde se mantienen las rutinas y todo acontece despacio.sedarebecca1Lo demás, ya os dejamos que lo leaís y leaís las ilustraciones preciosas vosotros. Buen fin de semana.