Es esta una historia diferente que llevará al niño o niña que la lea a una atmósfera desconocida donde todo le puede parecer muy exótico, desde los nombres (Xía Tenzin, Jentzi, Yaoniang Ping-Ping, Chuang Tzu…), hasta la misma historia transcurrida por tierras muy alejadas de España, allá por el Tíbet, donde están las montañas más altas del planeta, donde reina otra cultura, otras costumbres, otras leyendas, otros poemas, y que al mismo tiempo transmite los valores universales (respeto a la naturaleza, amor verdadero, admiración por los preciosos paisajes, lealtad, familia…) como si estuviéramos en nuestro pequeño pueblo. Aparecen lugares como Xihae, Lanzhou, Yinchuan, Baotou… que nos suenan desconocidos y viajamos lejos, muy lejos en este pequeño casi cuento escrito por Patxi Zubizarreta.

 

El maravilloso viaje de Xía Tenzin

En El maravilloso viaje de Xía Tenzin un chico, Xía Tenzin, inicia un viaje por China, siguiendo el río amarillo para ir en busca del mar, al igual que piensa, lo hiciera su padre. Va en su busca.

Se cuenta una historia muy sencilla para niños y niñas, recogiendo elementos de la narración oral como es el hecho de la repetición de determinadas sentencias: <<El viaje será accidentado, peligroso y lleno de imprevistos. Tendrás alegrías, tendrás tristezas; sentirás dolor, tendrás esperanza…>> Esta última frase que le dijo un brujo a Xía Tenzin antes de inciar el viaje, se repite prácticamente con la misma estructura en el libro, simplemente se recurre al truco de irla completando poquito a poquito; asi como: <<dicen que mi cara es calcada a la suya y que también quería ver el mar>>, hablando de su padre. Esto también ayuda a los niños a no olvidar el hilo de la historia e ir reteniendo los elementos fundamentales que se repiten: el protagonista piensa y busca a su padre y está haciendo un viaje. Así como ayuda a mantener la expectativa, por otro lado.

El maravilloso viaje de Xía Tenzin 4

Todo el libro está impregnado de una fantasía constante: juega con los límites de la realidad y lo que ya podemos considerar pura imaginación, que no puede existir. Pasa justamente esto con Xía Tenzin: no mide tanto (2,40) como para decir que es completamente imposible que exista, pero lo suficiente como para que nos parezca por momentos pura fantasía (además a esto ayudan las ilustraciones de Jacobo Muñiz que exageran la proporcionalidad). Al final de este viaje lo que encuentro Xía Tenzin es el amor, el cual le ayuda como persona.

El maravilloso viaje de Xía Tenzin 1

Este es un poema en forma de regalo que le cuenta la amada al protagonista:

Quería ser, en el cielo,

como un pájaro de dos cabezas;

y, en la tierra,

como dos árboles

que unen ramas.

Esta historia es emotiva, esta historia que es un viaje de principio a fin, recorre todos los sentimientos posibles de un hombre, desde la mayor felicidad, al dolor, a la tristeza… Es un viaje físico de un hombre gigante y un viaje interior: el viaje del héroe, que en este caso es un bicho raro para muchos. Un viaje iniciático a la vida adulta o a lo que significa la vida, donde uno debe afrontarlo todo, y retornar habiendo aprendido mucho. Es un cuento rápido este viaje de Xía Tenzin, todo pasa velozmente porque la historia es muy breve, por momentos parece disparatado y divertido, hablando de cosas muy alejadas de nuestro mundo, y es un viaje que todos conocemos.

Nos encanta leer a Patxi porque apreciamos su interés por las mitologías de los pueblos, aunque esta historia le pilla lejos del País Vasco, encontramos enlaces con otras narraciones con base en la cultura vasca (como en Guarda el secreto. Manual de brujas), en este caso, las leyendas, las costumbres, los pueblos, el patrimonio natural, y algo de magia, también están presentes.

Este libro está editado por Edelvives.

Anuncios