Es este un libro de pocas cosas, como el último La Zanahoria, del que hablamos el domingo, un libro extremadamente sencillo de una editorial canaria o nacida en canarias poquito conocida (al menos para nosotros): Diego Pun Ediciones, que merece, como no podía ser de otra forma, todo nuestro humilde reconocimiento por esta labor, en concreto, por este libro tan interesante.


Evernote Camera Roll 20160216 235819

Este libro se llama Tono con texto e ilustraciones de André Nevés, un autor que tiene rasgos que me recuerdan a la ilustradora Sonja Wimmer, como las narices y algo del tono, de la intención; y algunas otras ilustraciones que nos traen a la mente a Dautremer. La verdad es que esto es totalmente subjetivo en el sentido de que no sabemos si existen verdaderamente estas influencias, es solamente una sensación nuestra, pero, en todo caso, siempre influencias muy sutiles.


Evernote Camera Roll 20160216 235820 (1)
Ya hablamos de este autor brasileño en otra ocasión, cuando hicimos la reseña de Orejas de mariposa (uno de los libros que tenemos por casa como uno de los más queridos) y que es otro libro suyo, en este caso editado por Kalandraka, donde Nevés trabajó como ilustrador.


 Evernote Camera Roll 20160216 235820 (2)

Esta historia dice así en su sinopsis:

Tono nació de un sueño. Surgió de la necesidad de unir el pensamiento y la memoria para liberar un síndrome genético que existe en todos los seres humanos: la incapacidad para ver a los que son invisibles a ojos de los demás. Un libro para jugar con lo desconocido y para ver las diferencias a través de una mirada al interior, más allá de lo que suponemos ser y saber.
Nos parece un libro muy libre, cuánto hemos respirado de él nos ha parecido que en todo momento ha intentado decir algo importante, algo vital… Como dicen desde la editorial acerca de cómo entienden ellos los libros que editan: “como un compromiso con la sociedad y el ser humano. Quiere [la editorial] ofrecer textos que indaguen en el ser humano, en las emociones, en el mágico mundo de los niños”.
Es una historia más bien de sensaciones, poco ceñida a una narración con principio, desenlace y final: es un libro que pretende liberarse, parece. “Queremos a través del libro y la cultura aportar recursos para desarrollar la sensibilidad personal y social”.
 Esto sí, quizás un niño/a no entienda demasiado bien la historia, debido a su poesía y sentidos figurativos y capas. Además, tiene un aire melancólico que explicárselo y enseñárselo a los niños no es nada fácil. En cualquier caso, desde Diego Pun lo dicen claramente, así que por supuesto, no vamos a rebatírselo: “Nuestras colecciones pretenden llegar a todas las edades. No queremos delimitar el momento de la lectura. Ofrecemos textos para emocionar desde los cero años a los 99”. Quizás es una lectura para compartir a cualquier edad.


Evernote Camera Roll 20160216 235819 (1)

El libro parece lanzarnos a nosotros mismos a expresarnos sin miedo, a no ponernos límites, a no ser lo que se supone, sino a hablar y salir de nosotros mismos; como siempre, la familia, los animales, la naturaleza están ahí. Lo recomendamos como libro más personal que infantil, más poético que narrativo. Lo que más nos gusta de él es su portada.

Tono tiene la mirada detenida en el tiempo
Vive en el silencio escuchando
a los pájaros que vuelan lejos,
muy lejos.
A donde solo el sueño llega. 
(…)
Anuncios