Alicia en el país de las maravillas es un libro para todas las edades. Las numerosas ediciones que se han hecho sobre él, desde que en 1865 saliera a la luz este cuento intergeneracional y universal, demuestran lo necesaria que sigue siendo una historia como la de Alicia. Un salto de la niñez a la vida adulta y un deseo de seguir soñando aunque quizás dejando de lado aquello que hacía a Alicia más puramente niña. Ese inicio de la adolescencia que para casi todos es crecer, hacerse pequeño, caerse, no saber cómo verse…


aliciaenelpais0

Ha habido ediciones de todo tipo y a mis manos ha venido a caer una que me ha vuelto a parecer especial: Alicia en el país de las maravillas, ilustrado por Rébecca Dautremer y escrito, como todos ya sabemos, pero no por ello quiero dejar de mencionarle, Lewis Carroll. Editado por Edelvives. ¿Cuántas Alicias hemos imaginado en nuestra cabeza? Demasiadas, muchas, quizás pocas, quizás solamente la niña rubia con el vestido azul. Este personaje rubio realmente ha calado en nuestro imaginario colectivo porque casi todos hemos visto la versión cinematográfica de la Alicia que todos o casi todos conocemos… Probablemente porque esa niña que el escritor conoció y en la que se inspiró para la historia fuera una inglesa de pelo rubio. Probablemente porque quizás imaginar una niña así siempre es bonito. O quizás nada de esto, porque al final de este libro sala una foto de la niña que Carroll tuvo como inspiración, y la verdad es que se parece más a la de Rébecca.

Alicia es reinterpretada, desmitificada, conducida por nuevos senderos, adaptada a nuevos valores, intentando hacer algo diferente, siempre respetando al creador y a sus personajes. Aquí, en este libro vemos a una Alicia morena, con el pelo muy corto. Aquí, las ilustraciones matizan otra historia, lejos del colorido brillante e ilustraciones inocentes y clásicas, acercándose a una estética más insinuante y misteriosa. Una propuesta atrevida que viniendo de esta ilustradora mundialmente conocida es recibida amablemente, porque su estilo entre inteligente y viejo, está ahí, y la historia de Alicia de Lewis Carroll, también; con lo que la mezcla, no puede ser, de ninguna manera, mediocre.


IMG_9064

Un libro delicado, pequeño, como esperamos que pueda ser esta historia, pequeña por fuera y muy grande en su interior. Me gusta porque el texto sigue siendo importante, aunque es verdad que esta ilustradora acapara la atención del lector, pero el texto, a mi parecer no pierde el eje conductor. Y me gusta porque de esta manera se sitúa a Alicia en frente de un lector adulto, porque esta edición es madura. Un libro que nunca fue solo para niños.

Un día aburrido como tantos otros, Alicia se duerme y de este modo entra en el País de las Maravillas de la mano del Conejo Blanco. Allí conocerá a la Falsa Tortuga, la Reina de Corazones, el Gato de Chester, la Duquesa, el Sombrerero Loco o la Liebre de Marzo, entre muchos otros personajes fantásticos con los que vivirá aventuras de lo más variopintas. 

Si con algo jugaba el señor Carroll era con esa fusión entre las matemáticas y las palabras, juegos de palabras, acertijos, y este es un universo que encaja con el mundo que cuentan las ilustraciones, llenas de expresión, de caminos, de formas, de encuadres, de perspectivas y lecturas.


IMG_9063

Nada es lo que parece en Lewis Carroll, pero tampoco lo es en Rébecca Dautremer.