Ya en su momento hablamos de ella en profundidad, pero nada mejor que hablar con ella personalmente.

Hemos entrevistado a Elena Odriozola. Porque nos encanta su trabajo y por su cercanía.

Jugando en las ramas de Elena Odriozola

Tus ilustraciones nos transmiten una sensación de calma, de ambiente agradable donde vemos gestos sutiles y movimientos leves, siempre sobre una atmósfera ausente de elementos que puedan interferir en lo principal que da sentido a la historia: los sentimientos. ¿Cómo es tu manera de extraer del texto a tus personajes?, ¿es el gesto el que hace a este?

– Supongo que como cualquier persona, cuando leo un texto veo a los personajes. Y los traslado al papel. El gesto, la actitud, la postura… son muy importantes, los que describen al personaje.

Te hemos escuchado decir algo que nos ha parecido muy bonito respecto al porqué de que no tengan cuello los bebés que dibujas: “Cuando somos adultos separamos la cabeza del corazón”. ¿Crees que este alargamiento de cuello continúa según envejecemos?

– No lo sé, supongo que la mayoría de las veces sí. De todas formas ese comentario fue una deducción que hice en el momento, sin pensar, respondiendo a una pregunta que me hicieron sobre mis cuellos. No es algo que haya analizado ni puedo afirmar que lo hago así por esa razón, pero creo que tiene sentido, que puede ser.

untitled

Ciertamente nos vamos deformando, moldeando o al menos cambiando de parecer respecto a nuestros sentimientos. Nos gusta tu faceta de conseguir representar esa elasticidad de modo externo. Siendo tan sutiles los gestos en las caras que dibujas, ¿Cómo es posible llegar a representar tanto en una mirada?

– Es algo que me siento incapaz de responder. Lo dibujo sabiendo lo que quiero transmitir, o lo que sentiría yo en esa situación… sin saber si lo percibirá alguien más que yo. Supongo que si yo me lo creo es más fácil transmitirlo. Cuando no reconozco esa mirada lo deshecho.

Geopolítica del pimiento

¿Qué técnica es la que más utilizas en tus ilustraciones? 

– La técnica va variando, cada vez más. Últimamente he hecho un teatrito de papel, recortar papel para componer la ilustración a capas, he utilizado rotulador, acrílico, lápiz… Hace no tanto hubiera podido decir una técnica preferida, en este momento me cuesta mucho.

Portada Educación y Biblioteca

Los personajes que vemos en tus libros andan siempre con unas vestimentas particulares y sería fácil reconocer estas ropas, telas y estampados entre las de otros ilustradores. La ropa aporta mucho color aunque carezca de ello y posee un lenguaje propio que quizá libere al personaje a la hora de explicarse o exponer su personalidad. ¿Estos personajes te vienen a la cabeza vestidos o decides sus ropas después de haber pensado previamente en ellos?

– Creo que todo va unido, que cuando pienso en el personaje él ya se ha vestido ¿O no? La verdad es que no me lo había planteado, me paro a pensarlo y no sé… Normalmente cuando empiezo a darle forma la ropa sale de forma natural.

la princesa y el guisante 150

Uno de nuestros libros favoritos es Un regalo del cielo, este libro tiene ilustraciones que para nada pierden el hilo de lo simpático de la historia. Las ilustraciones de las mamás que aparecen son bastante cómicas, esto ocurre en muchos otros libros tuyos, personajes que te sacan una sonrisa por su propia naturalidad. ¿De dónde sacas esta parte cómica?

– Ufff… no lo sé, no es algo consciente. La dulzura por sí sola me empalaga. Necesito algo de ironía, o de maldad… sin eso me resultaría vacío.

El pez que fue árbol

¿Qué te supuso ilustrar Guarda el secreto. Manual para brujas, un libro tan arraigado a las tradiciones vascas? ¿Y Eguberria?

– Tengo más fresco el recuerdo de Eguberria. Al leerlo recuerdo que me evadí a mi infancia, a la de mi Navidad, y sobre todo a las imágenes de un libro, “Xabiertxo” que miraba y remiraba cuando era pequeña. En realidad las ilustraciones están inspiradas en la estética de “Txiki”, ilustrador de ese libro y que a mí me gusta mucho. De todas formas había algunas tradiciones que no conocía, bien porque ya han desaparecido o porque se han mantenido más en los pueblos.

En cuanto a “Atxiki sekretua” (Guarda el secreto) sólo decir que mi cuarto apellido es Zugarramurdi, y se repite en el puesto 16. Digo yo que algo habré sacado de ahí…

Eguberria de Elena Odriozola

Un secreto del bosque, un libro que transmite tanto que uno parece estar dentro del bosque mismo sintiendo el susurro que fluye por sus ramas, escuchando de cerca a los protagonistas, percibiendo el amor. ¿Qué te parece lo más bonito de este libro?

– Quizá los personajes secundarios, esos pájaros testigos de la historia. Si viviera en una magnífica casa de campo invitaría a ellos y a los demás a tomar un té. Con pastas.

Cenicienta

Estos curiosos observadores andan picoteando, atontados, mirando mucho o simplemente posados o sentados sobre alguna superficie cerca del enfoque principal de la ilustración en tus libros. ¿Qué te transmiten las aves?

– Soy muy bichera en general, no tengo una afición particular por las aves. No sé, al principio no me gustaba hacerlos, y menos volando (y siguen sin volar apenas). Les gusta sentarse y observar, les he cogido cariño. Me encanta verlos dar saltitos.

Pulgarcita

Sabemos que no te gusta remontarte a algunos trabajos que quedaron atrás, que quizá formaron parte de otro momento. ¿Nos podrías resumir un poco las etapas que has tenido como ilustradora?, ¿en qué andas trabajando ahora?

– Me resulta muy difícil definir las etapas. Lo podría hacer con las técnicas, empezando por la acuarela, luego tintas, acrílicos… pasar de pintar a pincel a pintar con el dedo. Entre otras cosas. Y son procesos que han ido mezclándose, que han ido viniendo, no ha sido un dejar de golpe algo y empezar con otra cosa.

sentimientos encontrados

Una pregunta tontorrona. ¿Por dónde empezarías a dibujar un bebé?

– Una respuesta sosa: por la cabeza, como todos mis personajes. No hago distingos…

Frankenstein

Nos gustaría que nos recomendaras un ilustrador/a que te haya sorprendido recientemente y otro/a que te sea inspirador/a.

– Alguien inspirador: Nathalie Parain (entre otros muchos). Y me siguen sorprendiendo ilustradores de hace muchísimos años que sigo descubriendo, y los que habrá que no conozca… Eso no significa que no me sorprendan los de ahora, pero en este momento no sé cuál nombrar (como siempre, una vez publicado esto, pensaré con rabia “por qué no nombaré a…”).

¿Y un libro o álbum ilustrado?

– Ya que he nombrado a Nathalie Parain: Faites votre marché.

FaitesVotreMarche_couv_dia-38ebc