Hoy quiero hablar del libro de: El niño que se cayó en un agujero… Tan impersonal como descriptivo de una realidad en la que nos encontramos día a día. Digo impersonal porque es un libro que transmite la frialdad de esos escritores que son duros y que a la vez cuentan las historias no con falta de necesidad, con valentía y dosis de humor. Este libro es el caso de el niño que se cae en un agujero en medio de una calle poco transitada y no puede salir. Este libro habla de agujeros y de personas que pueden caer en ellos si se descuidan. El niño no es más que una excusa. Uno no se olvida en casi ninguna parte del libro que todo aquello puede pasarle a uno mismo cuando se siente prescindible. Por eso digo que es impersonal, porque uno se mete en una historia donde no puede dejar de verse a sí mismo cuestionado.


El niño que se cayó en un agujero.

Es un libro de colores azules, fríos, como es la portada. Quizás ver la portada me ha condicionado. Pero a la vez es un libro cercano que intenta curar las heridas más íntimas.

Editado por Libros del zorro rojo, cuenta como decía, una historia de un niño que se cae en un agujero en una calle por donde no pasa nadie. Él no puede salir de ahí. Y aunque es una cosa extraña, es la verdad tal cual es, así le ha pasado, y la gente, lejos de sorprenderse pero creerle e intentar ver una solución, ni siquiera se fijan en que está ahí o peor piensan que el niño se burla de ellos, les insulta, sienten miedo, se acobardan ante lo que no entienden y reaccionan defendiéndose de invisible ataque. El libro te lanza la pregunta de si verdaderamente somos tan desconfiadas las personas y te pregunta por qué.


IMG_8195


Escrito por Jordi Sierra i Fabra, la manera de ser narrado, me recuerda algo a las novelas que leí de Chuck Palahniuk, donde lo más crítico es contado de forma rasgante, fina, rápida, ágil, sarcástica, con un gran uso de los diálogos y una manera simple pero mordaz de decir cosas. En este caso, este libro también puede ser para niños, no como los que he leído de Chuck, y desde luego que lo recomiendo porque al niño que le gusta habrá dado un paso, y más cuanto más lo comprenda, y al que no, por lo menos lo conoce y siempre hay tiempo de echarle otra lectura o di simplemente decidir que no te gusta el libro.

Creo que en mi caso, yo sigo siendo como el niño del libro, y pienso que si me cayera así, de esa forma, la gente, mucha gente ahora mismo, me echaría una mano seguro, aunque les pareciera increíble la situación, empatizarían contigo y se verían igual de absortos que tú. Pero quizás, como el protagonista de esta historia me equivoco. Yo soy positiva. Pero esto no quita lo maravilloso que es que estos libros existan, quizás el mismo autor piense como yo, pero por otro lado se ha dejado llevar por una historia inteligente y en mucha medida muy realista.


IMG_8196

En este libro se tocan muchas más cosas además de la superficialidad y miedo de las personas, también el miedo particular y la necesidad de ser valientes y de salir de nuestros propios agujeros aunque muchas personas nos traten como no quisiéramos. La seguridad de poder decir: yo quiero vivir así, del modo que yo elija, no temer a expresar nuestros sentimientos, y querernos a nosotros mismos para que nos quieran los demás. En este libro entran muchos asuntos. Uno es el único que puede sacarse de su propio agujero, ya que el protagonista, ni teniendo una bondadosa ayuda, que le llega en un momento dado por fin, puede salir, debe ser él mismo el que se saque de donde cayó. Esta es una de las ideas fundamentales de este libro.


Anuncios