¿Es que el hombre de agua no tiene derecho a vivir en una ciudad gris y entristecida? Una ciudad-pueblo imprecisa donde parece que el sol no luce con claridad. Acaso porque es diferente este hombre, y la gente ya se olvidó de ser capaz de aceptar esa diferencia… o es que nunca pudo, tal vez. ¡Pero no puede ir por ahí mojándolo todo! ¡Va contra la ley!,¡Llamad a la policía! ¿Es el hombre de agua tan necesario como repudiado? A veces rechazamos lo que precisamente nos va a hacer mayor bien. Cuál es su lugar si no es ese y allí le pusieron por causa de un derroche u olvido, un grifo abierto. Un libro escrito por Ivo Rosati e ilustrado por Gabriel Pacheco (os invitamos a ver la página web de este ilustrador bien conocido, porque es pura poesía).

“EL HOMBRE DE AGUA”

IMG_20150203_095811

Mientras tanto, por las noches,

él continuaba su paseo silencioso,

arrimado a las paredes

y, a veces, hasta regando flores.

Ayudaba a los conductores

que tenían los cristales sucios,

y ellos le respondían con un tímido saludo.

Se dejaba lamer por los perros,

rellenaba las botellas vacías de los vagabundos

y de los que tenían sed.

Es este un libro sobre la aceptación de lo diferente tras darse uno cuenta que diferente no es igual a peligroso, pero las personas somos a veces muy recelosas, tenemos miedos… Además, también es un canto al agua y a la necesidad que tenemos de ella, hagamos del agua la protagonista de muchas historias, porque sin ella no las habría.

IMG_20150203_095916

Personificar al agua, personificar a los animales, a los objetos inertes, es algo que solemos hacer casi sin darnos cuenta; personalmente creo que es bueno no abusar porque los niños y todos y todas, debemos apreciar los elementos y comprenderlos, sin necesidad de llevarlos a nuestros comportamientos y sentimientos. Pero en cualquier caso, no quisiera incluir este libro que me parece muy bello en todos los sentidos.

IMG_20150203_095842

Gabriel Pacheco nos muestra con sus ilustraciones un ambiente sombrío, difuminado y mágico. Rincones especiales donde parece que se retrata la realidad de un pueblo, una ciudad y a la vez también se imprime el sentimiento del autor para potenciar la ilusión ante nuestro ojos. Gabriel Pacheco nos gusta: es elegante, desconcertante a veces.

En esta historia de la editorial Kalandraka, del proyecto libros para soñar (“Surgieron así las primeras adaptaciones de cuentos tradicionales, se inició al mismo tiempo una línea de recuperación de los clásicos de la literatura infantil de todos los tiempos, y se empezaron a publicar obras de nueva creación para promocionar el trabajo de autores e ilustradores emergentes. Nacían los Libros para Soñar“, dicen desde la página web de Kalandraka): un hombre de agua se crea del derroche de la misma en una casa, de un grifo abierto que no para de sacar agua, inundando la casa. El hombre entonces nace, todo hecho de agua, y es un hombre mago porque puede reducirse y meterse en una botella o puede camuflarse dentro de un charco. Finalmente es aceptado por los vecinos pero él tiene otra razón de ser: ser agua.

IMG_20150203_095855

Con este libro se puede aprovechar para enseñar a los niños a respetar el agua que beben, a ver la magia que encierra y a cuidarla y ahorrarla.

IMG_20150203_095828
Anuncios