Si hay un autor (un creador de palabra y dibujo) que me gusta -de los que conozco, evidentemente, que tampoco son demasiados-, ese es Jimmy Liao. No he leído muchos de sus libros, pero he visto sus portadas y creo que, cuando miramos una portada, vemos el título del libro, la composición de la ilustración, los colores, la iluminación, el tamaño y grosor del libro, pasa igual que en el cartel de una película, si la película es buena, si el libro es bueno, puede contarte sobremanera acerca de lo que existe dentro de ella o de él, lo que te quiere contar en su interior… Evidentemente nada como leer ese libro para comprobar y poder opinar sobre él, pero uno aunque no lo haya hecho puede leer aspectos con observar.

IMG_20150126_103847

Por ello es que este autor me gusta, por lo que espero de él al ver sus portadas, ver sus ilustraciones, que completo con uno de los libros suyos que he leído lo más a fondo que he sentido posible: Hermosa soledad.

Editado por Barbara Fiore Editora en el año 2008. Barbara Fiore Editora nace de la pasión y amor por los libros, el arte y el diseño, de Francisco y Barbara. Desde el salón de nuestra casa, rodeados de ordenadores, libros, niños, juguetes y pañales, perseguimos nuestro sueño.

Así comienzan escribiendo desde la página web de la editorial sobre cómo comenzaron, quiénes son. La verdad es que nos gusta. Esta editorial ha trabajado con importante ilustradores, al menos, para nosotros, con algunos de los que nos parecen más significativos como Shaun Tan, publicando El árbol rojo, La cosa perdida, que se ha hecho un importante hueco de admiradores -suena mal la palabra, pero me cuesta pensar en otra- en España gracias, en mayor parte, a la editorial. La intención de esta editorial es la de unir a autores extranjeros con lectores españoles para que podamos conocerlos y haciendo ediciones muy cuidadas.

Es este Hermosa soledad un libro de espacios vacíos, de huecos que llenar y algunos que dejar como están, un libro de desesperanza sobre la vida, de proclamación del significado de la misma, de manifiesto de lo que supone perder la ilusión, ver con lucidez y depresión al mismo el sentir de la existencia, de recuerdos, de distancias. Es este libro un libro triste y que no me parece, sin embargo (según mi humilde opinión), tan melancólico como el autor dice, a veces, sentir que es, sino más bien, es un libro del alma, pienso, para guardar como guardamos todas las cosas inevitables de nuestra vida, en la mesilla, con una luz tenue que nos permita leerlo. Es un libro que yo regalaría al amigo más especial, a ese al que conozco bien y que me conoce bien, profundamente. Es un libro que no es para leer de cualquier manera, en cualquier lado.IMG_20150126_104010

Hermosa soledad es un libro donde el autor está solo y reflexiona, es un libro donde los personajes parecen vagar sin compañías e incluso en los momentos que la tienen, te recuerda lo efímero de esta, pero no de forma aguafiestas, sino de forma honesta; así es posible que me parezca este libro en gran resumen: muy honesto, y me imagino a un autor muy honesto también, con cierto escapismo en la mirada. A mí sus personajes me parecen muy entrañables aunque él digo en el libro que a veces se asusta de la propia desesperación que ve en los dibujos, a mí me parecen seres contemplativos y buenos que miran; y que simplemente no tienen maldad.

IMG_20150126_103724

Encuentro unos poemas que me gustan más que otros, pero todos me dicen algo, solo que algunos me dicen tanto. Porque este libro son fragmentos en forma de poesía sobre reflexiones y la propia voz interior del autor de vez en cuando; y en forma de diario todo él. Son poemas con fecha a lo largo del tiempo, según las estaciones pasan y también, al lado del día que es, nos dice Jimmy Liao el tiempo que hace, que es evidentemente, el estado del ánimo. Es un libro donde, a veces está despejado, otras lluvioso encapotado, otras nuboso con llovizna o nuboso, simplemente; a veces hay nevadas vespertinas y otras veces hay lluvias y claros alternándose.

IMG_20150126_104111

Es un libro grueso, no demasiado grande, una edición cariñosa, que me recuerda también al libro de Harvey en cuanto a la forma del mismo -son prácticamente iguales en dimensiones y grosor- y quizás algo de su esencia apagada y tierna, y quizás también porque los tengo juntos en la estantería, y también por los colores, la estética, el dibujo, aunque después tienen bastantes diferencias, claro. Posee algunas ilustraciones con la noche, la luna, el bosque, tan bellas que me gustaría poderlas tener en las paredes que miro habitualmente, para inspirarme.

Los colores predominantes en Hermosa soledad son el blanco y el negro, y diferentes dorados, ocres que se cuelan de vez en cuando y que dan el color que después tampoco llegar a ser, al libro.

3 de enero Despejado

Sueño

que corro por una llanura desierta

Hasta donde alcanza la vista hay niebla,

la luz de mi mano pronto se apagará.

En este mundo solitario corro sin cesar,

sin dejar de repetirme:

ya llego,

ya llego.

El camino se extiendo infinito ante mí,

mientras el viento aúlla en mis oídos…

Con un restallido,

de repente emprendo el vuelo.

No me digáis que no es bonito este poema. Y este, que para mi representa bastante el título de la obra.

24 de enero Despejado

Al caer el velo de la noche,

me arreglo cuidadosamente, me pongo lápiz de labios,

corrijo el geste, mientras espero tranquilamente 

que llegue la soledad.