Este fin de semana hemos visitado algunas librerías como nos gusta hacer cada vez que tenemos tiempo de sobra para tomárnoslo con calma. Como cada vez que vamos, hacemos fotos a las portadas de los libros que más nos sorprenden, nos ilusionan, nos hacen echar una sonrisa porque nos enternecen, nos gusta lo que dicen y cómo lo dicen mediante las ilustraciones y todo el conjunto del libro. Son libros que vamos guardando en nuestra memoria y aquí en La Gata, para que, cuando tengamos unos ahorrillos, nos acordemos de ellos y vayamos para traérnoslos entonces a nuestra librería. El primer libro que vamos a destacar es este, Cipariso, de la editorial Cuento de Luz. Solo la portada es una maravilla. Ilustrado por Sonja Wimmer (una artista que nos gusta mucho) con el subtítulo: No se olvida lo que se mueve, se mueve lo que se olvida. Realmente sería interesante escribir un resumen propio, pero me ha parecido tan bonita la sinopsis que hacen de este libro en la propia editorial que directamente:

Cuatro historias diferentes, cuatro pequeños que pierden a su animal querido. Un álbum ilustrado que ayudará a los niños a asimilar la pérdida de una mascota y superar el proceso de duelo, aprendiendo a confrontar otras pérdidas que tengan en su vida. En Cipariso hay una perrita que se pierde en un parque, un conejito dormido, un caballito entre las nubes y un pajarito que se marcha a un largo viaje. En Cipariso está Irene saltando a la comba, Javier mirando al cielo, Martina, que tiene pesadillas, y Daniel, que carga con una mochila llena de ropa. En Cipariso hay cuatro vientos y también hay un árbol. El árbol más alto de la ciudad, y está llorando…

DSC_0332

El segundo libro del que queremos hablar es: Al final. De un autor bastante conocido, Miguel Brieva, y que además es rápidamente reconocible por su estilo muy definido, al menos en cuanto a las publicaciones que nosotros conocemos. Este libro es el viaje de una chica por distintos mundos y sensaciones que se inician al olvidársele las llaves de casa. Viendo sus páginas a mí personalmente me recordó algo a los dibujos Hora de aventuras (lo digo en clave de broma, en un ejercicio de espontaneidad, ya que los he conocido hace poco y quizás no sea más que una ilusión mía), no tanto por el estilo, sino por la composición de las imágenes: mundos llenos de cosas, una coherencia que al final es latente partiendo de una sentencia completamente irreal, pero que sin embargo, dentro de esos mundos todo funciona y con el mayor sinsentido al mismo tiempo. Me pareció al ver las ilustraciones de este libro que la protagonista miraba paisajes asombrosos donde nada existe y a la vez nada es forzado. A mí este dibujante me gusta, y recomiendo sin duda este libro. A mitad del trayecto entre el cómic y el libro ilustrado. Editado por Kókinos.

DSC_0330

Y el tercer libro: Los despistes del abuelo Pedro. Un libro entrañable que aborda el tema del alzheimer con el humor cariñoso con el que quizás deberíamos aceptar esta enfermedad para hacerla lo más sana posible. También, como Cipariso, está editado por la editorial Cuento de luz. “¿Qué mejor apoyo que la ayuda de un nieto travieso a su querido abuelito?”. Nos pareció un libro necesario y que trata un tema que para muchos niños, abuelos y familias existe en su día a día. A nosotros nos parece que los libros, aunque sean infantiles, no deben olvidar los sinsabores de la vida, lo que duele de la vida, que en su oposión también es precisamente lo que más amamos de ella. Por ello nos gustan los libros que no huyen y que afrontan de una manera empática, incluso alegre, por qué no (vivirlo hay que vivirlo, así que si se hace con un espíritu positivo, mejor) aquello que nos es doloroso y aquello que debiéramos más apreciar en la vida. El ilustrador, Miguel Ángel Díez.

DSC_0327

Y estos son los tres libros que nos han encantado al verlos.