cabecera

Logotipo de la librería Venir a cuento.

La librería VENIR A CUENTO, se encuentra en el barrio de Lavapiés (pongamos en Embajadores o en el mismo barrio a fin de cuentas). Es esta una zona plagada de novedades culturales, que se ha reinventado sin perder en absoluto la esencia de su barrio: un barrio de clase trabajadora, de diferentes edades y nacionalidades. Es verdad que hay gente que dice que Lavapiés se está convirtiendo de alguna manera en la nueva Malasaña o Tribunal, que lo bohemio y pose de pobre ha invadido sus calles… Lavapiés de momento mantiene su diferencia, según pensamos.
Es verdad que los barrios lo hacen las personas (o así debería ser) y si la gente que vive ahí cambia por el motivo que sea, los barrios pueden desdibujarse hasta perder su alegría o sus raíces. Esperamos que Lavapiés no lo haga nunca.
El caso es que en este barrio han ido apareciendo bastantes librerías de bonita decoración y bienestar al entrar; en definitiva, no solo un lugar de libros, sino un espacio con diferentes posibilidades (tomar café puede ser una de ellas). Personalmente las librerías-cafeterías no son algo que nos apasione demasiado: es decir, si va a haber un bar más y tiene libros, vale; pero si podía haber una librería y es un café con libros… Para nosotros pierde algo, al menos no es una librería… Es un espacio diferente… Bueno, quizás no esté mal. En cualquier caso nosotros aquí recomendamos librerías al uso, de momento.
Esta librería, situada en la Calle Embajadores número 29 y de reciente apertura, está especializada en libros ilustrados infantiles y para adultos. Sobretodo, cuando nosotros fuimos había cantidad de libros preciosos para niños; es con lo que nos quedamos como diferencial… Había libros infantiles tipo de texto pero mucho más bonitos, para que los niños practiquen ejercicios en sus casas, por ejemplo, este verano. Había libros para niños muy pequeños de páginas duras y gruesas. Había hasta alguna camiseta y mochilas para los más pequeños. La verdad es que sobretodo me gustó ese espacio tan amplio y bonito para los niños. Por los demás, estaban muchos de los libros ilustrados más conocidos y algún otro.
Ah, también vendían láminas de algún ilustrador para poder poner en tu casa. Abarcan temáticas diferentes desde libros a de cocina hasta de idiomas, pasando por humor, ciencia, libros singulares o libros para bebés. Algunas de sus recomendaciones actualmente son Drácula, Los viajes de Gulliver o el Hombre en azul. Trabajan con editoriales como Sexto Piso, La Galera, La Guarida o Barbara Fiore Editora. Una de las novedades interesantes que tienen es El piloto y el principito, de Peter Sís.
La atención fue agradable y nos gustó ver que en ese misma calle (quizás hacía demasiado que no íbamos por allí) habían abierto una tienda de productos ecológicos y con posibilidad de quedarte allí a tomarte algo.
Además, está el Mercado de San Fernando en esa misma calle también y parece, con todo esto y más, que la actividad está presente.

Anuncios