El Gato de Almohada

Con una buena almohada y duerme tranquilo

La gran mayoría de las personas tienen problemas para conciliar el sueño y es que el descanso involucra una serie de factores que es necesario tener en cuenta, como una buena postura, un colchón ideal y por supuesto, una almohada cervical que pueda mantener la cabeza y el cuello en una postura correcta y cómoda.

El mayor catálogo de almohadas de toda la red.

Si usualmente amaneces con dolores de espalda y cuello, quizá sea hora de cambiar tu vieja almohada por una nueva, pero dado que existen una gran variedad de almohadas ortopédicas. ¿Cómo saber cuál es la indicada? Pues en este artículo te enseñaremos todo lo que necesitas saber antes de hacer tu compra.

¡Compra tu almohada ideal y descansa como te mereces!

Almohadas: ¿Qué son y para qué sirven?

En momentos como estos donde la sociedad nos exige un ritmo de vida acelerado, dormir bien más que una necesidad es un factor clave para poder cumplir con todas las tareas del día a día.

Es por eso, que contar con una buena almohada cervical se vuelve tan importante no solo para conciliar el sueño, sino para eliminar de raíz los molestos dolores de espalda, brazos y cuello provocados por un mal dormir.

Y es que la almohada es un elemento indispensable que nos da el soporte necesario para que nuestra espalda descanse alineada y en una posición adecuada.

Elegir una buena almohada puede garantizarnos el descanso completo durante la noche, pero antes es necesario considerar los aspectos clave de una buena almohada.

Medidas correctas de una almohada

Sabemos que el descanso es algo muy personal, por eso es natural que existan diversas opiniones respecto a las medidas correctas de una almohada ergonómica, así que lo primero es considerar las necesidades personales.

Además, hay que fijarse que cuente con una altura adecuada, ni demasiado alta o muy baja sino que le de soporte y movilidad al cuello.

Además, también es necesario considerar que dependiendo de la postura al dormir podemos elegir entre distintas almohadas. Por ejemplo, una almohada para dormir de lado debe ser firme y tener una distancia considerable entre los hombros y la cabeza, mientras que si duermes boca abajo, una almohada cervical fina puede ayudarte a mantener alineada tu columna.

Pero si prefieres dormir en posición fetal el grosor debe ser medio y además debe dar un soporte adecuado a la cabeza.

Importancia y beneficios

Como hemos recalcado, para poder dormir bien es necesario descansar sobre una superficie con un buen soporte y en ese aspecto, las almohadas destacan por tener múltiples beneficios:

No producen efectos secundarios: Al contrario de otros tratamientos para el descanso, las almohadas cervicales no producen somnolencia, ansiedad ni trastornos del sueño, por el contrario, garantizan un mejor descanso.

Mayor descanso: Protegen las articulaciones y evitan las malas posturas al dormir, por lo tanto ayudan a que el descanso sea más eficaz.

Alinean la espalda y cuello: Dormir en una posición correcta evita lesiones en el cuello y la espalda, haciendo que cuidemos de nuestra salud.

No se deforman: Sus materiales se adaptan al cuerpo para que proporcionen la firmeza ideal y aunque soportan el peso de la cabeza no se deforman.

Evitan los ronquidos: No obstruye las vías respiratorias y mantiene la cabeza a la altura correcta para que el aire circule correctamente haciendo que descansemos mucho mejor.

¿Cómo debe ser una buena almohada para descansar mejor?

Si bien hay muchos modelos, es necesario que al elegir una almohada te fijes en la postura en la que duermes, tus hábitos de sueño e incluso, si padeces de alergias. Pero para hacerlo mucho más simple, toma nota:

Materiales

En este aspecto podemos encontrar: Almohadas de espuma de goma, almohadas de poliéster, almohadas de espuma de látex, almohadas de lana/algodón y almohadas de plumas.

Posición al dormir

Necesidades ergonómicas

Todos tenemos una forma específica de dormir, así como necesidades particulares, por eso es necesario tenerlas en cuenta al elegir, ya que existen modelos adaptados a situaciones concretas. Por ejemplo:

Almohadas cervicales

Hay muchas opciones para elegir; sin embargo todas tienen una base que permite que el cuello y la cervical descansen correctamente, amortiguando el peso y eliminando la presión en los hombros. Si tienes problemas de espalda, es ideal.

Almohadas de agua

Se adaptan muy bien a los movimientos, pero también aportan firmeza y buen soporte. Tienen un efecto relajante y los fisioterapeutas las recomiendan mucho en caso de lesiones.

Almohadas frescas

Su relleno generalmente es de gel y son una buena opción sobre todo para las personas sudorosas, ya que ayuda a mantener la sensación de frescura y descanso al dormir.

Almohadas para embarazadas

Proporcionan el descanso ideal para la madre, especialmente cuando tiene un embarazo bastante avanzado y el peso del bebé le impide dormir boca arriba. Se adapta especialmente al tamaño y forma de la barriga, ayudando a la mujer a descansar en una postura cómoda.

¿Qué almohada elegir?

Va a depender mucho de tus necesidades y también de la forma del colchón, puesto que si es muy firme, necesitarás una almohada alta y firme que pueda mantener tu cuello alineado con la espalda.

Ahora bien, si tu colchón tiene una firmeza media, lo mejor es una almohada ni muy dura ni muy blanda, para que tu cuerpo descanse correctamente en el colchón y no se hunda haciendo que el cuello repose sobre la almohada en una mala posición.

Finalmente si tienes un colchón suave, la almohada debe ser bajita, pero sin llegar a ser muy suave, para que pueda darle un buen soporte a tu cuello al dormir.

Conoce los tipos de almohadas que existen: Guía para escoger

Cuando se trata del descanso elementos como el colchón y las almohadas son sumamente importantes, no solo para poder dormir toda la noche, sino también para cuidar la salud de nuestra espalda, es por eso que es necesario saber elegir correctamente la mejor almohada.

En este aspecto existen una gran variedad de modelos para elegir, que pueden variar dependiendo de su composición, materiales, grosor, forma y por supuesto, precio. Por eso, para que puedas encontrar la indicada, ten en cuenta los distintos tipos de almohadas del mercado.

Tipos de almohadas: ¿Cuál elegir?

Dado que existen muchas opciones y que todos tenemos distintas necesidades al momento de dormir, a continuación te mostramos una lista con los diversos tipos que existen, así como las ventajas y desventajas de cada una para que puedas encontrar la indicada para ti.

Según su composición

Una almohada debe adaptarse a la forma de dormir de cada persona y ayudar a mantener el cuello alineado con la columna en una posición correcta, es por eso que podemos encontrar muchos materiales distintos para elegir.

Almohada de fibra

Se trata de un modelo básico, elaborado con poliéster o una mezcla de otras fibras y su calidad no es muy valorada. Se asemejan en su forma a las almohadas de plumas dado que son muy moldeables y transpirables; sin embargo, el apoyo es bastante suave y no resisten demasiado.

Almohadas de plumas y plumón

Elaboradas en la mayoría de los casos con plumas de pato y ganso, aunque es posible encontrar modelos con plumas sintéticas. Son suaves, pero ofrecen un buen soporte para el cuello descanse correctamente. A diferencia de las anteriores, su durabilidad es mayor; sin embargo, su precio es elevado y tienden a perder plumas con el paso del tiempo. No están indicadas para personas alérgicas.

Almohadas viscoelásticas

Son bastante populares en la actualidad, puesto que, su calidad es superior. Pueden tener distintas formas y combinarse con otros materiales como gel, para darle mayor frescura y transpirabilidad. La firmeza es excelente y se adapta a las necesidades de cada persona, la desventaja es que no son muy moldeables y su precio es elevado.

Almohadas de látex

Están compuestas por un tipo de goma que brinda un excelente soporte, pero al mismo tiempo es cómoda. Son duraderas y la firmeza puede variar entre un modelo y otro. Están indicadas para las personas alérgicas, pero su precio es bastante elevado.

Almohadas con núcleo perforado de gel

Está diseñada con una tecnología avanzada, que combina capas de microfibra antiácaros con un tejido strech que permite dormir de manera confortable durante toda la noche, manteniendo la espalda en una posición correcta y favoreciendo la circulación. Es una buena opción si tienes problemas de cuello y espalda, pero su precio no es bajo.

Almohada de espuma

Está creada con poliuretano procedente de los árboles y tiene características que permiten descansar a las personas con apnea o distintos problemas respiratorios. No se deforman con facilidad y su recubrimiento es firme, por lo que mantiene el cuello y la espalda protegidos; sin embargo, desprende mucho olor, lo que puede ser muy molesto.

Según su grosor

En este aspecto podemos encontrar 3 tipos:

Según su forma

Es posible distinguir varios modelos de almohadas:

Tradicional: Es larga y estrecha, es una de las usadas, aunque su tecnología no es muy avanzada.

Mariposa cervical: Es ideal para las personas con problemas en la cervical, puesto que, ayuda a evitar los dolores y molestias. Tiene forma de mariposa.

Almohada cervical: Su forma es cóncava y corta, es especial para las personas con problemas en la cervical, puesto que mantienen la espalda alineada con el cuello y la cabeza haciendo que la tensión se disipe.

Ortopédica: Su tamaño es más pequeño que el resto y se colocan en la zona donde existen molestias o dolores.

Según su utilidad

Están pensadas para satisfacer necesidades particulares, por lo que sus características son exclusivas de ese modelo. En este sentido, podemos encontrar:

Almohada terapéutica

Se usa para aliviar dolores y padecimientos, como el estrés, cólicos, malestar general y ansiedad. Están elaboradas con semillas y una combinación de hierbas aromáticas que permiten que la persona descanse al momento de dormir. Pueden ser frías o calientes y contener distintos tipos de hierbas y semillas dependiendo de las dolencias a tratar. Las más comunes son:

Almohada para embarazadas

Su diseño y forma es muy variable, puede ser cilíndrica, tipo herradura o con forma de cuña. Permite distribuir bien el peso de la mujer a la hora de dormir, especialmente cuando el embarazo está bastante avanzado y resulta muy incómodo descansar en una posición habitual.

Almohada de lactancia

Permite que el bebé descanse en una posición cómoda mientras se alimenta. Es una buena opción cuando los bebés son bastante pequeños, ya que, ayuda a manipularlos mejor. Además, con esta almohada la madre puede descansar en una posición ergonómica.

Almohada inteligente

Se trata de un modelo innovador y con tecnología avanzada que a través de sensores detecta los aspectos indicados en cada persona para que pueda dormir correctamente. Se adaptan muy bien a todas las necesidades y emiten frecuencias que ayudan a relajarnos al dormir.

Si bien los colchones son importantes a la hora de dormir, nunca hay que olvidarse de las almohadas. Como ves, hay muchas opciones para elegir dependiendo de los gustos de cada persona, por eso te recomendamos que a la hora de comprar una almohada consideres tus necesidades.

Clasificación de las almohadas según el material de fabricación

Una de las cosas que más tomamos en cuenta a la hora de dormir bien, es la calidad del colchón; sin embargo, expertos aseguran que las almohadas tienen igual o mayor influencia en el descanso. Por eso, es importante saber elegir una buena almohada que se adapte a nuestras necesidades.

En el mercado existen una gran variedad de marcas y modelos para elegir, de modo que podemos encontrar almohadas para todos los gustos. Pero, en cuanto a materiales se refiere, no podemos eludir que uno son mejores que otros. Así pues para que sepas cual es el más conveniente para ti, ten en cuenta la lista que exponemos a continuación.

¿Cuál es el mejor material para tu almohada?

En este aspecto encontramos mucha variedad y aunque el precio y la calidad se relacionan mucho con el tipo de material, por lo general, cada tipo de almohada cumple una función y se adapta a las necesidades particulares de cada usuario.

A continuación te mostramos los tipos de materiales de las almohadas y las ventajas que ofrece cada uno.

Almohadas de fibra

Se trata de un material básico y sin mucha tecnología. La almohada de fibra, está elaborada con fibra de poliéster, es decir, que es completamente sintético lo que permite que tenga una buena recuperación y que no se deforme tan fácilmente.

Si bien son cómodas, su calidad es muy variable dependiendo de la cantidad de fibra que contenga la almohada y del método usado por el fabricante.

Aunque tienen distintos tipos de firmeza, usualmente son blandas y suaves, por lo que no tienen un buen apoyo y tienen a dañarse con el paso del tiempo.

Además, al ser de un material sintético, pueden provocar alergias; sin embargo, no retienen el calor y se pueden lavar, así que es menos probable que contengan ácaros y bacterias.

Almohadas de plumas y plumón

Las almohadas de plumas y plumón antiguamente eran muy populares; sin embargo ahora no son tan valoradas debido a que no son sencillas de lavar lo que conlleva a que en su superficie proliferen las bacterias, el soporte es bastante suave y en meses calurosos no son muy transpirables.

Pero no todo es malo con estas almohadas, dado que podemos encontrar con plumas de pato y ganso o una combinación de ambas, es posible conseguir un buen descanso al dormir. Son moldeables, suaves y muy económicas, así que es una buena opción para presupuestos cortos.

Almohadas viscoelásticas

Al igual que los colchones viscoelásticos, son bastante reconocidas, puesto que, no solo ofrecen un buen descanso, sino que ayudan a reducir las tensiones en el cuello y hombros. Pueden tener distintas formas, siendo las más populares, las redondeadas y alargadas.

Tienen buena adaptabilidad y se pueden combinar con otros materiales como gel o carbono, los cuales ayudan a regular el calor y mantenerla transpirable.

En cuanto a su firmeza, hay una gran variedad, es posible conseguir un buen soporte y alineación de la cabeza en la mayoría de los casos. El inconveniente es que desprenden un poco de olor, mientras que su precio es elevado.

Almohadas de látex

Las almohadas de látex son de las más usadas en la actualidad, especialmente por las personas que padecen de alguna alergia.

Cabe aclarar que ninguna almohada está elaborada de 100% látex, sino que es una combinación con otros materiales y puede ser de origen sintético o natural. Su goma es de alta resistencia y flexibilidad, así que es muy adaptable y ergonómica.

Estas almohadas destacan particularmente por su frescor y transpiración, por lo cual son una buena alternativa para las personas sudorosas. Además, gracias a sus materiales, evitan la aparición de ácaros, bacterias y humedad. En cuanto a su firmeza, pueden ser blanda o más firmes; sin embargo no se pueden moldear, así que es necesario elegir la indicada en cada caso.

También hay que tener en cuenta que poseen un efecto rebote y en el caso de látex sintético, puede desprender mucho olor, así que puede ser molesto para algunas personas. Su precio es uno de los más elevados del mercado.

Almohadas con núcleo perforado de gel

La almohada con núcleo perforado de gel es muy similar a la almohada viscoelástica, ya que puede reducir los puntos de presión en el cuello, hombros y espalda. Están pensadas para personas que necesiten mayor adaptabilidad y que suden mucho al dormir, por lo que además de proporcionar un buen soporte, no absorben el calor y se mantienen frescas.

Su estructura se compone de microfibra y capas de gel, para que sea firme, pero al mismo tiempo adaptable. Tienen una alta densidad lo que asegura que el cuello descanse correctamente al dormir y dado que el gel posee propiedades hipoalergénicas, evita la aparición de ácaros, bacterias y hongos.

Son una buena opción para personas alérgicas porque no desprenden olor y mantienen regulada la temperatura de su superficie al dormir.

Aunque son bastante caras, los expertos las recomiendan especialmente para personas con problemas de espalda y cuello, ya que ayudan a solucionar las molestias en la cervical y ayudan a mejorar la circulación de la sangre.

Almohadas de espuma

En la almohada de espuma, por excelencia su material es al poliuretano, sacado de los árboles y combinado con otros materiales sintéticos. Se trata de un tipo de almohada muy común en la actualidad, la cual tiene propiedades que permiten mejorar los problemas de apnea y ronquidos, así como garantizar un buen descanso.

Tienen buena adaptabilidad y no se deforman, además, su superficie viene recubierta con un material químico que hace que sea mucho más resistente y duradera.

Sin embargo, como desprende algo de olor, puede causar alergias y malestares en los usuarios. Por esa razón, se recomienda dejarla reposar luego de comprarla. Su precio es bastante bajo y la firmeza puede variar mucho entre un fabricante y otro.

Ahora que ya conoces los distintos tipos de almohadas según sus materiales, puedes elegir la que mejor se adapte a tus necesidades. Es importante que tengas en cuenta sus características como durabilidad, soporte, firmeza y transpirabilidad, ya que son factores que intervienen en un buen descanso.